Capítulo 2: Zeus (El golpista)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Se profetizó que él, sería el Dios de Dioses…

Bajo esta impronta, creció y vivió nuestro personaje. Como casi todas las religiones, la griega giraba en torno a la creación; el origen de todas las cosas.

De alguna manera, los seres humanos necesitábamos (necesitamos) explicar de manera didáctica, los misterios de la vida y de la muerte. Solo alguien como Hesiódo, pudo organizar los mitos, con los cuales los griegos daban sentido a la vida y a la muerte.

Cómo es natural en el ser humano, habíamos avanzado en el tiempo a golpe de espadas, ya de bronce, ya de hierro. Pero a mamporros al fin. Por lo que es recurrente que un conflicto da paso a una nueva generación.

El “golpe de Estado” Es el modo por el cual, la civilización griega, fue creciendo y dando paso a las nuevas generaciones y a las nuevas tendencias políticas, hasta alcanzar la estabilidad y el orden.

El CAOS era el principio. Este Caos era un abismo oscuro. Después aparecieron Gea (la Tierra) y Eros, (el amor sexual) que es el responsable de todas las creaciones. Dé dónde aparecieron… la verdad, no sabría decirles, pero, para Hesiódo, que tampoco sabe de dónde aparecieron, simplemente dice que fueron los primeros, y que Gea surgió para darles un lugar dónde vivir a los Dioses. De estas tres deidades originales y primeras, surgieron las demás.

Por “partenogénesis” (1)   Caos parió a Erebo (la oscuridad del inframundo) y a la Noche. Mientras Gea dormía una siesta, concibió a Urano, el cielo, y a Ponto, el mar. Claro, después de este embole de nacimientos sin copulación, se armó la gorda… Ya los Dioses comenzaron a coger como corresponde. Entonces El Cielo que era tanto más  grande que su mamá La Tierra, pudo envolverla y el muy atorrante la regó con la lluvia (nótese de dónde proviene esa práctica sexual) y así regada, dio paso al nacimiento de lo físico, es decir, de las montañas a los mares; a la flora y la fauna. Por otro lado, de la cópula entre La Noche y Érebo, nacieron El Día y El Éter.

Gea y Urano, garcharon a dos motores para engendrar muchos hijos. Éstos hijos son la segunda generación de divinidades. Los seis Titanes y las seis Titanesas, pero fruto de medios polvos también se procrearon monstruos gigantes y Cíclopes, cuyo tamaño, harían cambiar el balance de fuerzas en la familia.

Urano era un filicida (2) Pero… ¿Cómo no serlo, sabiendo a través de un Oráculo, que uno de sus hijos le quitaría el trono que ostenta? El Poder es tan importante para los humanos como para los Dioses, y como la amenaza más latente que tenía cerca eran los Gigantes y Cíclopes, éste los mandó de una patada en el orto a las profundidades del Tártaro. Pero con los Titanes, obró distinto… Los volvió a meter en el útero de su madre Gea. Ella, dolida por la salvajada de su concubino (le metió unos titanes por ahí) le pidió a sus vástagos que vengaran la afrenta. Cronos, el benjamín, fue el primero en ofrecerse de voluntario, y con una hoz, cortó en seco las pelotas de su padre y posteriormente liberó a todos sus hermanos, quienes agradecidos, lo nombraron el nuevo jefe de Estado.

Pero como la historia siempre se repite, Cronos cometió los mismos atropellos que su castrado padre, superándole en crueldad. Los cíclopes y los Gigantes, se resistían a su autoridad, asique los volvió a meter en cana, en el Tártaro, que viene siendo la cárcel de Ezeiza, de los Dioses.

A Cronos también le auguraron que uno de sus hijos lo iba a cagar con el trono, y ante esto, decidió comerse a cada uno de sus hijos, ni bien nacieran. Fruto del matrimonio incestuoso con su hermana Rea.

Hera, Démeter. Hestia, Hades y Poseidón, fueron engullidos por Cronos, una aberración que su esposa Rea, ya no estaba dispuesta a tolerar. Por eso, salvó a su sexto hijo… Zeus. Dándole a Cronos una piedra envuelta en pañales para que el gordo filicida se la morfara pensando que era su hijo. Tres Ninfas se encargaron de criar a Zeus, que cumplió los dieciocho fuerte y sano. Tan fuerte y tan sano que era casi invencible. Listo, están todos los ingredientes servidos, para el próximo golpe de Estado.

Con la inestimable ayuda de su madre Rea y de una Oceánide (3)  Metis, Zeus se hizo pasar por mozo y dio de beber a Cronos el néctar con un gualicho, que hizo vomitar al dios, todos sus hijos engullidos (de acá viene vomitar hasta el apellido) que salieron del estómago de su padre, asqueados pero enteros. Y decidieron que su libertador, los guiara en la lucha contra este padre mal intencionado.

Llevando ya 10 años de guerra, es que a pedido de su abuela Gea, Zeus libera del Tártaro  a los Cíclopes, que lucharon a su lado y no solo esto, si no que también a modo de agradecimiento, le regalaron un RAYO, a Hades un CASCO que lo hacía invisible y a Poseidón un TRIDENTE. Con éstas armas de última generación, volcaron la suerte de la guerra a su favor.

Zeuz, fulminó con un rayo a Cronos, pero aún le quedaban por vencer a los Gigantes, para convertirse en el Master of the Universe. Demás está decir que los hizo verga.

Una vez establecido en el poder, hizo un reparto del gobierno del universo, pero como una extensión del suyo propio. Es decir, siempre la última palabra la tenía Zeus. Este control del mundo abarcaba obviamente a los mortales, en cuyos asuntos se inmiscuía muy activamente.

El reparto del universo era más o menos así… Zeus el Cielo, Poseidón el Mar, y Hades el Inframundo (el mundo subterráneo)

Los dioses crearon a los humanos, a fin de que los entretuvieran, pero para que esto sucediera, había que dotarlo de ciertos dones. Zeus le dio este trabajo a Prometeo y Epimeteo, los dos Titanes que le fueron fieles en la guerra contra Cronos. Prometeo hizo un HOMBRE de arcilla y Atenea, le insufló vida, pero Epimeteo, ya había repartido los dones que tenia entre los demás seres vivos, se quedó sin ninguno y por lo tanto lo dejó indefenso. Es aquí cuándo Prometeo roba el fuego del Olimpo y se lo da a los humanos. Cómo castigo, Zeus ordenó crear a la primera MUJER, Pandora y le dio una ánfora, advirtiéndole que bajo ningún concepto debía abrirla. Obviamente Pandora no solo la abrió, dejando salir de ella todos los males y las desgracias de la humanidad, sino que volvió a cerrarla, antes de que saliera la Esperanza.

———

(1) La reproducción que interviene un solo sexo.
(2) filicida: (Del lat. fil?us, hijo, y -cida). 1. com. Persona que mata a su hijo. U. t. c. adj.
(3) Oceánides: Ninfas del mar, hijas del dios Océano.

———

Fuentes consultadas:

  1. Moncaio Xavier. (HyV)
  2. Coterrel, Arthur. Mitos y Diccionario de Mitología Universal
  3. Graves, Robert. Los mitos griegos
  4. Hesiódo. Teogonía, trabajos y días.

———

Próximos capítulos:

  1. Zeus el golpista
  2. Hera la eterna cornuda
  3. Poseidón el revolucionario frustrado
  4. Démeter La gran mamá
  5. Hades el maldito
  6. Hestia la chica del hogar
  7. Ares un violento
  8. Atenea La más piola
  9. Apolo Un eterno incomprendido
  10. Artemisa la incogible
  11. Hermes El buchón
  12. Hefesto El laburante
  13. Afrodita la ninfómana

ETIQUETAS: