Carlos Pérez Grullo por Carlos Pérez Grullo

1 – ¿Cómo conociste el Mendo?

El Mendo lo conocí prácticamente desde que arrancaron. Haciendo esas portadas de revistas de chismes a raíz del pase de Mur al canal 7.

2 – ¿Cómo entraste al Mendo?

Luego de varios años de darle vuelta a la idea me puse a escribir como loco, largando lo que tenía adentro recién hace unos meses. Y de insistirle mucho a Bomur.

3 – ¿Porque elegiste ese seudónimo?

Perez Grullo es obvio. Porque digo cosas que si buen pueden ser ciertas, en realidad seguro que no sirven para nada. Era ese o uno que mezclara Borat y Abraham Simpson.

4 – Contá sobre tu personaje

Mi idea es decir cosas que yo en persona no puedo. Hablar sobre sexo sin que algún pariente se ofenda. Hablar sobre los parientes sin que ellos sepan que es sobre ellos. La idea principal es ser el tipo de personas que larga lo que tiene adentro, tal cual lo tiene y después se tiene que bancar que a alguien no le gustó. Tal cual el meme del cual saqué la foto.

5 – ¿En que te inspiras para escribir?

En los temas de los que nadie habla, pero todos saben. Le doy vuelta a las ideas hasta que el discurso lo siento gracioso o polémico. La condición que tengo que sentir para poder enviar una nota, es que cuando le dé enviar sienta que estoy metiendo la pata. O sea, que la estoy cagando.

6 – ¿Que buscas con tu personaje?

Las dos preguntas anteriores te dicen lo que quiero: decir las cosas que nadie puede, pero que saben todos. Sacarle a ciertos temas el toque sacrosanto.

7 – ¿Cual es es tu mejor nota?

El insultómetro. Salió así de una, y tiene casi todo lo que busco lograr en el Mendo.

8 – ¿La nota de otro miembro que más te gustó?

No puedo elegir solo una nota. Me gustaron los relatos hot de Betty, el estilo sumamente ácido de Curty. Mía, que el personaje en si es increíble y sus notas contundentes y claras. Cuando el gurkha escribió cosas con humor también. Las bizarreadas como: “apareció el que dijo que te amaba”, “Raquel no se divirtió con los muchachos” fueron excelentes. Las siete puertas del infierno fueron sublimes.

9 – ¿Planes literarios para este 2017?

Seguir en la onda de publicar notas. Y largarme a la publicación de un libro, pero en modo autogestivo.

10 – ¿Como cerraría de manera épica una entrevista tu personaje?

Para terminar, quiero declarar que amo platónicamente a una integrante del Staff, y es …

En el café donde estábamos haciendo este reportaje empezó a temblar. Del exterior entraban luces de todos colores. La puerta principal se abrió y entró un elefante, de pié, cubierto con una gabardina y un sombrero. Cada paso sobre sus patas traseras simbraba todo el local. Escoltado por cuatro travestis, vestidos con trajes y anteojos negros. Se le acercaron y con la trompa le acercó una tarjeta:

Johanes Paquidermus, elefante.

Haces de todos los colores empeazaron a barrer el interior del café, y cada vez que un hombre era alcanzado, salía a la calle dando saltitos en puntas de pié, levantando los brazos y agitándolos, gritando con voz muy aguda. Y cada vez que una mujer era alcanzada, esta abría la piernas, se rascaba la zona íntima, se levantaba y salía entre eruptos y pedos.