Carrusel para todos o una linda forma de hacer mierda tradiciones.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hace unos años empezaron los caballos; cualquier pelotudo que se disfraza de gaucho y tiene un pingo se cree con derecho a meterse en el carrusel, llenar de bosta la calle y joder. No importa si nadie los invitó o si nadie quiere verlos, ellos van con sus pingos y de huevo, se meten al carrusel.

Al ver que nadie les dice nada y que hay mucha gente mirando, un par de chotos de Ciencias Políticas tuvieron la genial idea de ir a chillar contra la minería al mismo carrusel. Lo mandaron al frente al Pino Solanas y gritaban boludeces relacionadas con la muerte.

Para este año se espera lo mismo, caballos y pelotudos entre medio de las carrozas.

Desde acá hacemos algunas sugerencias para terminar de hacer mierda una tradición inocente y simpática, como es que pasen las reinas en sus carrozas y la gente las aplauda y trate de pillar un durazno.

Hinchada de la lepra
Sugerimos que vayan todos a putear a los jugadores, “la novia” incluida. Esta pobre gente tiene muchos mas motivos para estar calientes que los pelotudos de la minería, además se escabian y fuman cosas, lo que le daría ya un tinte de kilombo al carrusel.

Pro mineros
Si van los otros estos también tendrían derechos y lindo kilombito se armaría, con un poco de suerte vuela algún balazo y a la mierda carrusel para siempre.

Sras. Creyentes de alguna virgencita o santito
Pobres viejas que hacen peregrinaciones con menos público que el Lobo de visitante. Ya es hora que ellas, al igual que los de los pingos, tengan su público choreado. La idea de un montón de viejas coree Salves Marías entre los parlantes de Cassab Publicidad regarpa, para destruir el carrusel.

Morenilla y Casimiro
Estos a los que la muni les sacó los instrumentos serían ideales. El carrusel se está transformando, como vemos, en público que va a ver reinas y  cualquier pelotudo le mete en los ojos y oídos lo que se les ocurra. Eso es lo que hacen estos dos artistas todos los días, tocan sus canciones obligando a quien toma un café cerca a escucharlos, muy fascista eso, que mejor que darles  cuadras y cuadras con víctimas para sus tormentos.

Pueblos originarios
Hay un montón de tipos que son mas criollos que el Viejo Vizcacha que se andan haciendo los huarpes para columpiarse con un par de hectáreas en Lavalle. Si se quitan esas remeras de Just do it o similares y se ponen plumas y taparrabos, también podrían tener su lugarcito para arruinar el carrusel.

Los putos
Ya han ido, pero para hacerla bien, la idea es que confundan el carrusel vendimial con el Mardi Grass, que vayan gordos en cola less y esas cosas que tanto gustan al mendocino medio y a los turistas.

Motoqueros y tuneros
Pobres chotos están circunscriptos a andar de noche en el parque. Ahora que el carrusel es para todos, sería genial que se metan de huevo entre los caballos con  sus estereos al mango con música inmunda y obliguen a la gente  a escucharlos. Esto estoy seguro les encanta, son de esa clase de gente que cuando los miran siempre creen que es por piolas y nunca se dan cuenta el asco que dan.

Veteranos de Malvinas
No los de verdad, los truchos, esos pajeros que hicieron la colimba en el 82 y no fueron a Malvinas y quieren cobrar como si hubiesen estado en el desembarco de Normandía. Son re graciosos, un montón de viejos con uniformes de Rezago de Ejército cantando el himno por guita está bueno.

El zurdito de los discursos
Hay un pavote que los sábados a la mañana se pone a dar discursos re combativos en Peatonal y San Martín, tiene un séquito de 5 o 6 zurditos más que lo escuchan. Al pobre salvo sus amigos nadie le da bola, sería muy copado que tenga cuadras y cuadras de oyentes escuchando sobre su llamado a la revolución.

Carroza de ypefianos
Ya que les gusta ahumar a la gente que pasa por el acceso sur con gomas quemadas cada tanto. Que hagan como la carroza de Alvear con los costillares y vayan quemando gomas por todo el carrusel.

Se podrá encontrar algún grupito más para sumar. La idea es que cuando ya lo hayan hecho mierda, pero bien mierda al Carrusel, los de El Mendolotudo, con ayuda de algunos mendocinos cansados de esto, secuestremos a las reinas, su corte y al Loco Juan y los llevemos a algún lugar secreto para que desfilen para nosotros, que no tendremos ojos más que para ellos.

En ese utópico carrusel en la clandestinidad, las reinas desfilan, el público las aplaude, tiran algo de fruta, nos matamos por esos duraznitos, festejamos al Loco Juan y nos vamos “pa” las casas con la satisfacción del deber cumplido

También podes leer:
Nos limpiamos el culo

El año pasado escribíamos:
Síntomas post-vacacionales



ETIQUETAS: