De pronto cumpliste 20 años ¿Y? ¿Qué onda? ¿Yupi?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Pasado el momento de festejo, papelitos, torta, globos, fiesta, música, alcohol, descontrol, amigas borrachas (vos nunca obvio), caídas, etc. etc., viene el famoso pensamiento…

Che boluda… ¡YA TENGO 20 AÑOS!

Y si, ya no somos lo que éramos, ya no somos las inocentes, ni nenas de papá, ahora TENEMOS 20, es como un cambio groso, la sigla de por sí ya mete un poco de presión, o sea ya “a esta altura” aaaalgo tenés que tener armado para tu vida, mínimo.

Entre los 18 y los 19:

  • Si te mandas un pedo la respuesta es: dejala es una adolescente;
  • Si salís mucho y te pasas de tragos: está probando lo que es la joda;
  • Si no sabés qué estudiar: es chica todavía, tiene tiempo de ver que le gusta;
  • Si te tomas un año sabático: el colegio la dejó agotada, que se tome un tiempo para ella;
  • Si rendís mal el ingreso a la facultad: no importa, es la primera vez que lo rinde, no pasa naaaada;
  • Si te pasas todo el día viendo tv, o en internet: es lo que hacen los chicos a esta edad;
  • Si reventas la tarjeta a tu viejo: todo sea por su nena, ella se lo merece. Cuando todo lo que has hecho como mucho es terminar el colegio metiendo todas las materias;
  • Si te querés ir de vacaciones con tus amigos: y… bueno, ya que no se fue de viaje de egresados paguémosle este; etc.

A los 20 señores la cosa cambia abismalmente:

Socialmente todo lo que te podía pasar hace tan solo unos meses atrás estaba dentro de lo “aceptable”, y ahora (que seguís siendo la misma boluda de siempre) las respuestas cambian:

  • Si salís mucho y te pasas de tragos: no da que te embriagues como si no hubiera un mañana, no da que te quieras hacer la tonta con que “no sabía que me iba a pegar tanto” cuando tenés mas toc toc encima que ninguna otra, hasta sabés en cuál chino tienen el vodka más barato, que marca te cae mal y te da resaca;
  • Si no sabés que estudiar: loca media pila, ya te cambiaste tres veces de carrera y todavía “no encontrás lo tuyo”, ya tus viejos te miran con cara de no te vamos a dar ni un mango más, esto te das cuenta cuando pasado un tiempo seguís rotando las mismas tres remeras pedorras que tenés ya que la falta de presupuesto te obliga;
  • Si te tomas un año sabático: ya de entrada esta frase no va de la mano con tu edad, y cuando se lo planteas a tus viejos comprobás que metiste la pata bien adentro, por lo general la respuesta a esto es ¡ANDÁ A LABURAR!;
  • Si rendís mal el ingreso a la facultad: (por tercera vez) para esta altura tus viejos ya perdieron toda esperanza en vos, el título de Médica, de Abogada, de Licenciada,.., que tanto les prometiste pasaron a ser una utopía, te das cuenta cuando te empiezan a sugerir carreras cortas, cursos más cortos y talleres aún más cortos, es más ellos mismos se ofrecen a pagarlos;
  • Si te pasas todo el día viendo tv, o en internet: sos una vaga, el sillón ya tomo tu forma, de internet ni hablar, soltá el Candy Crush no ves que la amiga de tu vieja ya te pasó por más de 80 niveles y la muy forra encima no te manda vidas;
  • Si le reventás la tarjeta a tu viejo: el día que llega el resumen de la tarjeta vos por las dudas ni aparecés en tu casa, y cuando tu viejo te vea va a ser para que le expliques el motivo de tal gasto y como pensás pagarlo;
  • Si te querés ir de vacaciones con tus amigos: amiga si estos son tus planes andá pensando dónde vas a ir a vender tu cuerpo para pagar el viaje, ¡porque con tus viejos ni cuentes!…

Y si, es así, es duro sentir que ya no sos una puber, que tenés que empezar a sentar cabeza, que ya no estás para pegarte una gira de tres días, que ya no da pasar toda la tarde tirada en el sillón buscando cual que otra novela venezolana de bajo presupuesto.

Lo positivo de esta situación es que si te diste cuenta de que a partir de los 20 la vida ya no es la misma, felicitaciones estás madurando pibi. Si para esta altura tus viejos te siguen bancando en todas, una de dos, o ya no tienen ningún tipo de esperanzas para con vos, o cuidalos mucho porque viejos como los tuyos hay pocos.

Escrito por Pauli para la sección:

ETIQUETAS: