Dime que escuchas y te diré a quién te volteas

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

1246165388325_f

Gente anómala encontraremos en cualquier lugar del mundo, incluso por las calles de nuestra hermosa ciudad podremos vislumbrar muchos especímenes muy variados.

En Mendoza todos los estilos tienen lugar, seas rockero, punk, metalero, tanguero, cumbiero, rastafari o cualquiera derivación de los antes nombrados.

Caminando una tarde los encontraras a todos.

– Metaleros y  Punks
: en cercanías a la tan conocida Galería Caracol. Estos personajes se agrupan allí para remacharse sus cuerpos con los denominados “piercings”, para tatuarse alguna que otra estupidez o simplemente para martillarle el cerebro al cual transeúnte encuentre con su música poco melódica que hace que la gente mire de reojo.

Se voltean a las minas escuchan el mismo estilo musical y tienen la misma onda a desorden y despreocupación. Osea, las minas que nadie se quiere voltear porque sinceramente son muy raras y tienen algún que otro parecido con el cazador de vampiros.

– Cumbieros:
(también denominados rochos): Estos especímenes son oriundos de la zona de los persas. Se conglomeran allí para buscar vestimenta de bajo precio y del mayor talle posible (caso masculino) o de menor talle posible (caso femenino).  Son  muy comunes en nuestra sociedad y atraen miradas de todos los ciudadanos, ya que un descuido ante estos podría conllevar a que vuelvas a casa sin celular o calzado. Y vaya a donde vaya, un cumbiero siempre tiene algún reproductor en alta voz para que todos escuchen su cumbia pedorra.

Estos se quieren voltear hasta lo involteable, no les interesa ningún tipo de aspecto físico y sus piropos son más grasas que licuado de chorizo, pero como ninguna mina decente les da bola se terminan relacionando con pibas que a los 2 meses ya están embarazadas.

– Rockeros: Son encontrados en todos lados, donde pises hay un rockero que hace alusión a su ideología musical con alguna remera de mala calidad comprada en Mohicano y que permanece desteñida desde el primer lavado. Pero mayormente donde haya una banda de mala muerte tocando en algún bar de la Alameda, ellos dicen “presente”.  Se infiltran al toque en cualquier recital de banda que este en Mendoza de paso así nunca la haya escuchado antes.

Por lo general no buscan parejas con estilo musical determinado, pero la mayoría de las veces encuentran alguna rockerita o semi-rockerita también amante de pop despreciable tipo Lady Gaga.

– Rastafari:
pueden ser contemplados en su máxima expresión en las plazas céntricas como la Plaza Independencia, allí se juntan para exhibir sus artesanías y para fumar uno que otro cilindro con relleno marihuanero o en quizá también los encuentres en la plaza del Unimev, donde haya un caño prendido ellos estarán al acecho con  una sonrisa de oreja a oreja.

Copulan con parejas que compartan la misma orientación de vida que ellos. Es decir: mujeres que trabajen menos que el sastre de Tarzan y que hagan artesanías para salir del paso (no del faso, del paso)

-Tanguero: quedan pocos pero se hacen sentir en aquellos bares de antaño a los cuales no acuden individuos menores de 100 años. Estos sujetos se visten de traje y zapatos.  Si vas caminando por el centro y miras al piso y ves un par de zapatos lustrados seguro es uno de ellos y sino busca con la mirada y donde haya un limpiador de zapato, también podrás encontrar mas de estos o quizá cuando escuches alguna palabra en desuso del lunfardo de los años 70.

Sus mujeres no los acompañan, ya sea por defunción o quizá porque no salen de sus casas precarias en las cuales uno presume se pasan el día cocinando y viendo programas de chimentos boludos.

Escrito por Franco Paz para la sección: 

También podes leer:
Nena hagamos un rapidito

El año pasado escribíamos:
Como reconocer a un verdadero rata

ETIQUETAS: