El porqué de la evolución musical

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ya llegando a mi hora de ocio crónico, una especie de meditación zen, empiezo a pensar en el mundo, mas precisamente la humanidad, mas precisamente su historia, mas precisamente la música, y se me planta una idea fugaz, con cara de teoría… ¿Será que el destino de los buenos músicos es morir? , al momento que soltaba mi guitarra con un dejo de miedo absurdo. Es como si la razón de su existencia fuera la de quemarse en un gran fuego, antes que arder lentamente hasta extinguirse. Lo que precisamente hace que su luz brille tan fuerte como una chispa de genialidad. Estas personas que han dejado su huella en nuestra pequeña parcela celeste, llamense Freddie Mercury, Kurt Cobain, la recién fallecida Whitney Houston, sin mencionar a los locales Pappo y mí querido Spinetta. La hora le llega a todos, pero… ¿Porqué a ellos? ¿Por qué tan pronto? , ¡Mamá Mamá! ¿Porque? 

De repente me llega un mensaje al facebook, “El fin del mundo crca estaa, [email protected] para creer?”, como si un mensaje de Yoda se tratase, y lo digo por lo mal escrito, me dibuja un pensamiento que termina de cerrar mi teoría,  … ¡ya esta, lo que pasa es que se viene el fin del mundillo nuestro, y Dios para que no se chamusquen los mejorcitos, con lo del fuego y el terror y zarazasaza, va trayendo músicos de la tierra para regresarlos cuando pase todo y volvamos a comenzar! … ¡con razón los wachiturros no se mueren todavía! 

Esto también plantea una evolución musical, ya que si sobreviven solo los más fuertes, en este caso los mejorcitos. Las generaciones venideras aprovecharían estas bases sólidas, para llegar al clímax en materia musical, y así nuestros oídos no serían terriblemente acribillados con música de cuarta, e intentos de música. Sino que seria una caricia al alma cada vez que encendamos nuestras radios post apocalípticas. 

Pero así y todo, ¿que pasaría con los fans? , puesto que no existe artista sin público, o por lo menos no garpa. Entonces aparece otro dilema, ¿acaso un eslabón perdido? ¿Dios inventará más gente culta como sus músicos selectos? ¿O hará un casting con los más sobresalientes de la existencia actual? 

En ese caso tendría dos opciones, terminar el cursito de guitarra y convertirme en un rockstar, u obtener un puestito en el lote de los futuros domadores del pogo. 

En eso entra mi vieja exclamando una verborragia de preguntas que no se pueden responder sin un dejo de caradeculismo. 

 -¿Cómo puede ser que siempre estés echado, sin hacer nada? ¡Anda a estudiar haceme el favor! , a lo que para mis adentros exclamo – ¡Acabo de formular una teoría de la evolución! ¿Que Darwin nunca tubo descanso?, ay Dios Dios.

También podes leer:
Reflexión y Max Richter


ETIQUETAS: