Hagamos el amor, amor

El domingo a la noche, en la reunión de redacción que hicimos en la casa de Torombolo, mientras ya estábamos casi todos bebidos pero aún todos vestidos surgió un interesante debate.

Una de las damas presentes dijo que si un tipo la invita a “hacer el amor”, se le baja el clítoris y el pobre tipo no tiene ninguna posibilidad, porque esa expresión le parece sumamente grasa y desprovista de erotismo. Tuvo amplio apoyo, pero no unanimidad, algunos/as, dijeron que no está nada mal esa forma de referirse al tema.

Uno de nosotros dijo que le gustaba la expresión “potear”, lo mismo, no logró unanimidad, mientras unos/as opinaban que era retierna, otros que era recochina.

Analizamos desde la  semiótica, la lingüística, el psicoanálisis, la mayeútica socrática, la simbología esotérica, etc. etc. Al final nos aburrió el debate y lo que siguió es inconfesable.

Lo que me interesa esta vez, es conocer las opiniones de ustedes, lo que tenemos hasta ahora son varias maneras de referirse a un mismo hecho y las opiniones por mayoría de los Mendolotudos:

“Hacer el amor”: Grasa, cursi, antiguo, no calienta a nadie. Propio de José Luis Perales

“Tener relaciones”: Formal, lenguaje de comisaria, menos erótico que un StreepTease de Jaque. Propio de  Santos Biasatti

“Garchar”: Machista, grosero, vulgar. Propio de Coco Silly

“Pirovar”: Muy antiguo, muy tanguero. Propio de Julio Sosa

“Potear”: O muy tierno o muy cochino. Propio de Pacheco

“Coger”: Falto de creatividad, poco erotismo, falto de imaginación. Propio de la Negra Vernaci

“Follar”: Imperialismo español. Necesaria impostación de acento. Propio de Vera Cataneo, la gallega que da las noticias en Canal 9 (Sorry Dipi)

“Culiar”: Demodé y grasa. Propio de un limpiavidrios de la Costanera

“Fifar”: Intrascendente, algo antiguo y aporteñado. Propio del tío viejo que todos tenemos en Buenos Aires.

Seguramente hay mas versiones, me interesa saber como le dicen los lectores cuando lo proponen o como les gusta que se lo propongan. “Vamos a…”

También podes leer:

El consultor sexual Alessandro Rampollo le contesta a los mendocinos