Hipótesis sobre el Amor: El amor no es como en el cine

Las historias de amor, casi siempre son las mismas. Ellos se encuentran, se desencuentran, vuelven a encontrarse después de vivir infinidades de sucesos no predichos para ellos, pero predecibles para el tercero, que lo observa atentamente sin aceptar que como un oráculo sabe lo que sucederá.

En fin, contar una historia de amor no es interesante si uno no la vive, o al menos la vive de cerca. Jamás fui muy amante de las pelis románticas, me parecían aburridas, o peor aún, me dejaban llena de dudas. No lograba entender “al amor”, al menos no ese tipo de amor.

En la vida real no te encuentras al “amor de tu vida” con un fondo de música de coldplay, o si ves a esa persona especial que te gusta, no la ves caminando en cámara lenta. Siempre me pareció ridículo y poco ortodoxo. Pero en cambio en algunas novelas que leía podía sentir otro tipo de cosas, más certeras, pero aun así mis dudas permanecían. Sin embargo entiendo que es porque jamás me he enamorado (suena loco o extraño pero es cierto).

Me he preguntado en ciertas ocasiones, si la opción de no enamorarse era aceptable, después de todo me ahorraba muchos dolores de cabeza. No sentiría celos, ni nadie me molestaría, podría tener los amigos que quisiera, no tendría que hacerme la cabeza para saber que regalar en cada aniversario o fecha especial, no habría reclamos y por sobre todo, no habría un corazón roto.

Durante mi corta y larga vida he visto a flor de piel lo que se siente cargar con la ruptura del amor. Ver como dos personas que se juraban amor eterno se terminaban separando, era como ver la tierra que se disipa en el viento, de a poco se iba perdiendo. O en otros casos se iba rápidamente, como una lluvia aislada que paso y luego se fue. Es triste verlo, afecta todo el sistema de la persona, su estado de ánimo, su apetito, sus ganas de relacionarse. Es como vivir un choque emocional con múltiples traumatismos de sentidos anímicos.

Entonces meditaba, ¿porque los seres humanos necesitamos pasar por eso?, hasta ciertos animales experimentan a su manera un tipo de amor doloroso, en especial en ciertos rituales donde el macho debe conquistar a la hembra, incluso hay ciertas culturas en países del continente Africano donde para elegir a la pareja la mujer debe golpearse, o los hombres deben ganarse el respeto haciendo alguna travesía que sería imposible de realizar para un hombre de ciudad. Pero para los humanos es una necesidad, poder sentirse amado, correspondido, único a la vista de ese ser especial, un mundo hecho por dos y para dos.

He escuchado que el amor en realidad es un proceso más químico y biológico que de película, es decir, que la persona que nos gusta puede ser que nos atrae por su aroma (hormonas), eso hace que en nuestro sistema nervioso se despierte una sensación de éxtasis al ver esa persona, entonces comenzamos a idealizarla, la vemos perfecta, encantadora a nuestros ojos, sin notar que tal vez es un mero proceso que pasa por nuestra cabeza ocasionado por un desequilibrio hormonal.

Tal vez el amor es solo una ilusión, un sueño hecho carne en la realidad. Vemos en las calles a los adolescentes, típico amor bipolar, un día te quiero … te amo … sos mi vida … me canse de vos … no quiero saber más nada … me quiero morir … porque me dejo … como lograre sobrevivir, (perdón que sea tan dura con ustedes pero también pase por la misma etapa) es ahí donde algunos padres, hermanos/as o cualquier allegado nos quita el velo y nos hace entender que aún somos jóvenes y que en el amor hay mucho mas, aunque Shakespeare en su obra “Romeo y Julieta” nos haya descripto el amor integro de dos adolescentes no quiere decir que fue real, fue ficticio, además la historia no termina bien, asique no es muy buen ejemplo.

Aunque en muchas novelas los personajes por lo general son jóvenes, creo que por el ímpetu de la vida que tienen los hacen los más elegidos y favoritos a la hora de crear una historia trágico-romántica o no, ya que es en esa edad donde todo se vive con más intensidad, la pasión es diferente, la madurez, el nivel de locura, etc.

Pero supongo que la necesidad de amar viene por el hecho de que el ser humano, desde la creación necesito la compañía de otro ser que lo completara, sin la necesidad hoy en día de tener que sacar alguna costilla para crearlo. A veces también, creo que es un clic mágico que despierta algo interno que produce las famosas “Mariposas en el estomago”.

En fin, no niego la existencia del amor, solo que no sé cómo se produce, o lo que provoca en los seres humanos que a veces hasta los cambia por completo. Tal vez el amor es un virus y todos somos sus huéspedes de blanco fácil…

Escrito por Andrea Belén, para la sección…

ETIQUETAS: