Historias del Rock. Hoy: Dancing Queen (Abba)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Después de horas frente al espejo, decidió abandonarse… Nada había sido dejado al azar… Un ir y venir de destellos coloridos anunciaban el desenlace esperado: las ávidas miradas masculinas sellaban que la suerte estaba de su lado…

Repasó una vez más el discurso en el que le daba las gracias a todos: al gobernador, al intendente,  al presidente del club del barrio,  y a “todos los que habían hecho posible que su sueño se hiciera realidad”

Luego de ganar el concurso de belleza, todo sería más fácil y nada iba a interponerse entre ella y Louis Vuitton…

Con el alma suspendida en estos pensamientos, repitió la plegaria con las que tantas veces había rezado y, como un mantra, comenzó nuevamente a rezar el Barbie nuestro y rogó:

Barbie Nuestra que estás en los cielos,

plastificado que sea tu nombre.

Venga a nosotras tu cintura

y tu rubio y sedoso pelo.

Haz que reine la anorexia

así en la tierra como en el cielo.

Dános hoy nuestra frivolidad de cada día.

Perdona nuestros vestidos del año pasado

así como nosotras perdonamos a quienes nos los vendieron.

Y no nos dejes caer en la obesidad,

más líbranos de Simone de Buvuár

Amén.

Tres, dos y uno y….¡La ganadora es….la candidata de Little Bolivia!

¿¡Qué¡!?? Pero…¡¿Pero?! ¡Pero esta no es la preselección para los caporales de Urkupiña…! ¡No señor! ¿Cuándo se ha visto? A las bolitas sólo se le permite el carnaval, jamás la corona de la Fiesta Grande…¡Esta no es la Fiesta Nacional del Altiplano, mierda, carajo!

Mientras tanto, Barbie, ex santa patrona del racismo,  sonreía feliz y pensaba que era posible que el mundo cambiara si podía conseguir, para este nuevo credo, por lo menos, la mitad de fervorosos fieles que tenía hasta entonces…

Y una vez más, se meditó….

Ya no quiero ser la virgen Barbie (*)

Ya no quiero ser la patrona del racismo

ni la protectora del capitalismo.

No quiero enseñar a las niñas

a odiar sus cuerpos morenos.

No quiero ser nido

de prejuicios, insultos y complejos.

No quiero ser la Virgen administradora

y santificadora de privilegios.

No quiero hacer milagrosos matrimonios

ni encontrar príncipes azules

tiranos, celosos y violentos

para mujeres ilusionadas y equivocadas.

No quiero ser perfecta ni virtuosa.

No quiero ser modelo de belleza.

No quiero mirar la vida

desde arriba de un altar.

No quiero juzgar a nadie

ni tener el derecho de perdonar.

No quiero ser yo.

Quiero ser otra distinta.

Alegre, amiga, defectuosa,

imperfecta y amante…

pisar con mis pies el piso,

pasear por la ciudad,

bailar en las calles.

Que detrás de mi

el capitalismo se derrumbe

y pierda los dioses

y las vírgenes que lo sustentan.

Que detrás de mí

se desmorone el racismo

y el color blanco que lo sustenta.

Que los úteros de las mujeres blancas

puedan parir hijas morenas.

Que los morenas tengan hijas rubias.

Y que el amor y el placer nos mezcle

y nos mezcle y nos mezcle.

Hasta diluir todas las estirpes de nobles,

de patrones y de dueños del mundo.

No quiero ser la madre de dios,

de ese dios blanco civilizado y conquistador.

Que dios se quede huérfano,

sin madre ni virgen.

Que se queden vacíos los altares

y los púlpitos.

Yo dejo este altar mí.

Me voy, lo dejo vacío.

Quiero vivir, sanarme de todo racismo,

de toda condena, de toda dominación.

Quiero sanarme yo misma

y ser una mujer simple.

Ser como la música que sólo sirve

para alegrar los corazones.

He descubierto que para ser feliz

sólo hay que renunciar a tus privilegios,

a tus virtudes y perfecciones.

Proclamo la inutilidad de los privilegios.

La tristeza de los altares.

La más salvaje libertad de todas las libertades…

¡Hasta la próxima canción!

V

(*) La poesía transcripta se llama “Oración de la Virgen Barbie, santa patrona del racismo.”.

Su autora es María Galindo, integrante de “Mi mamá trabaja”, la guardería de “Mujeres Creando” (La Paz, Bolivia), para niños y madres que trabajan y  que tiene como ejes pedagógicos la construcción de igualdad en las relaciones humanas, la educación como proceso de pensamientos y la puesta de límites no autoritarios, entre otros. Fue publicada en la Revista Mu, el periódico de la Editorial La Vaca, Argentina.  (Octubre 2011, año 5, número 45)

NDR: Por problemas en el hosting (que en teoría ya están resueltos) se borraron todos los comentarios desde el Martes 15 de Noviembre de 2011 al Domingo 20 de Noviembre de de 2011. Un millón de disculpas a nuestros seguidores.

El año pasado escribíamos:

A pesar de que paso en América TV es de bien Mendolotudo

ETIQUETAS: