Cumplimos 3 años y lo festejamos con regalitos

Primero de abril de 2010… sonó el Startac de Conep.

– Conep, deja de hacer todas tus actividades importantísimas e híper profesionales porque tengo algo que comentarte. Cambio.

– ¿Por qué decís “cambio” tarado?

– No sé, porque es gracioso… cambio.

– Dios… bueno, yo dejo de hacer mis tareas, pero vos también cortas con todas esas cosas que haces para cambiar el mundo… ¿cambio?

– Cambio…

Entonces Conep de desconectó de Twitter, cerró las setenta conversaciones de Facebook con minitas que indudablemente jamás le darían bola, apagó la radio donde Lubowiecki conducía riéndose del mundo y se sentó plácidamente a escuchar por celular.

Bomur había apagado los teléfonos de sus catorce trabajos de dudosa efectividad comercial, había puesto en pausa Terminator 2 y en el Aiwa no sonaba más nada.

– Conep… Mendoza es un embole. Nos la pasamos meándonos de risa con Capusotto y el gordo Casero, nos reímos leyendo Barcelona y todas esas revistas pajeras de humor bizarro. Cambio…

– ¿Podes cortarla con el “cambio”?

– Es que eso es lo que necesitamos… cambio.

– ¡Cortala con el “cambio” tontoculiado!

– ¡Es que un cambio es lo que necesitamos boludo! Por eso digo “cambio”, cambio.

– ¿Estas borracho? Son las nueve de la matina flaco…

– Mira Conep… tenemos que dejar nuestras archi complejas y arduas actividades diarias y tenemos que crear algo en la web que haga reír a la gente… un cambio. Cambio.

– ¿Y que tenes pensado? Cambio…

Y fue así que comenzamos con esta bola de nieve imparable que ahora se llama El Mendolotudo. Arrancamos dos, luego fuimos tres, después diez, más tarde veinte y hoy por hoy han pasado por nuestro pasquín más de sesenta personajes.

Hoy cumplimos 3 años, hemos publicado más de 2800 notas, los hemos hecho reír, pensar, enojar, pelear, odiarnos y amarnos de la noche a la mañana. Tenemos cientos de proyectos que, de darse, El Mendolotudo va a pasar a la historia. Puede parecer re groso lo que hacemos o una mierda total, lo que nadie va a poder negar jamás es que produjimos un “cambio” en Mendoza, que fuimos los primeros, los pioneros, los que importamos de Argentina y el mundo un estilo de humor, para amendozarlo, para hacerlo nuestro, aprovinciarlo y armarlo para que todos los menducos lo enganchen. No existe mendocino de entre 18 y 35 años que por lo menos no haya escuchado o leído algo sobre nosotros.

Desde el Mendolotudo han salido cientos de personajes e historias, gracias a nuestro pasquín mucha gente amateur ha descubierto su pasión por escribir, se ha animado a publicar sus escritos, muchos nos han copiado y nos siguen copiando, algunos con más éxito que otros, pero todos gracias a nuestra idea. Nos enorgullece ver que varios menuducos nos toman como una especie de ejemplo y se animan a producir algo de acá, sin la necesidad de copiarle a Buenos Aires y no porque seamos buenos o mejores que alguien, sino porque si se puede y nada lo impide.

Por eso y mucho más estamos chochos de la vida y pase lo que pase, venga lo que venga, el Mendolotudo no tiene fecha de vencimiento y siempre vamos a seguir haciéndolo, porque es nuestro hobby, porque es nuestro hijo y hoy… este pendejo pelotudo cumple tres años.

Y, como esto lo hacemos nosotros, pero funciona y emociona gracias a ustedes los lectores, es que vamos a hacer un pequeño regalo por todas las alegrías que a diario nos dan. Desde hoy hasta el 14 de abril tienen tiempo para mandarnos su foto saludándonos por nuestros tres años a la fan page de Facebook de El Mendolotudo:

Las dos fotos que más “me gusta” tengan se ganan una remera de ULEG y una cena para dos personas auspiciada por ATUPLATO.

Acá les dejamos el ejemplo de los primeros fanáticos que nos mandaron sus saludos. ¿Qué estas esperando?

También podes leer:
Medicina en la sombra

El año pasado escribíamos:
Ética profesional y eso

ETIQUETAS: