La caja boba

La rutina te tiene podrido. Vas, venís, cursas, andas todo el día a las corridas, y laburas como chango para  ganar un sueldo que (con suerte) apenas llegue a cubrir tus expectativas… Habiendo tenido un largo día, llegas a tu casa y te sentas en tu sillón favorito con el simplísimo deseo de distraer tu mente de tantas responsabilidades. Prendes el tele y “¡voila!”: la caja boba te demuestra con su mayor esplendor el porque de su denominación.

Podes hacer zapping 2 horas seguidas y encontrás más y más de lo mismo…

Bailando por un sueño, soñando por bailar, cantando por bailar y todas las posibles versiones de la misma mierda. Veinte gatos, cinco giles con aire de diva como jurado, un cabezón que dirige la batuta y un montón de pelotudos que festejan sus chistes fáciles. Un mundo bizarro lleno de culos, tetas, caño, plumas, puteríos y galeras…Y si a eso le sumamos tres gomasos mas y varios miles de jeropas que consumen esto, tenes fácilmente diez horas de transmisión de la misma historieta.

Si esta onda no te va,  tenes Gran Hermano, a Cristian U y toda la mar en coche. Con dos mangos con veinte, ponen a diecinueve infradotados en una casa, y los dejan tres meses para que se maten. Después sacan “contenido” para hacer programas a la mañana, a la siesta, a la tarde, a la tardecita y a la noche nuevamente. Si esto no te alcanzo, podes pagar Direct TV y verlo las 24 horas como se rascan la panza… o seguirlos en Twitter, o leerlos por algún lugar de la internete.

He aquí el espacio donde entran todos los pseudo programas de chimentos, donde apelando a sacar lo peor de las personas arman peleas con los mínimos argumentos posibles. Juancito se vio en Sunset con Pepita, y Laurita que es la esposa de Juancito sale a tratarla de gatito… y Laurita, que a su vez salía con el hombre que no es hombre de GH, que tiene una hermana que se come al primo del tío del manco de bailando, que es drogón. Una falacia con patas consumida fielmente por millones de personas.

Después tenes un par de programuchos que pretenden hacer humor inteligente… y claro, con la competencia que les imponen las mugres anteriormente mencionadas terminan diluyendo su esencia con humor básico y  contenido de cuarta. Citemos  la nueva versión de CQC, TVR, y Duro de domar…. ¡Una verdadera mierda!

Sumemos también, a Su y Mirtha, quienes además de derrochar narcisismo y falsedad, desde sus mansiones forradas de lujos, con manos inmóviles de tantos añillos de millones de dólares y después de pasar 3 meses en Miami, pretenden tener un panorama coherente de la realidad.

Ademaaaas, si queres te menciono las producciones de escasos recursos que salen en la siesta, en las que el boludísimo de Estevanez anda a caballo y lo intentan asesinar unas 20 veces sin resultados favorables, o Solita es la mega millonaria del siglo con mas problemas que los Pérez García.

Y así sucesivamente.

Yo me pregunto: ¿Todo este tipo de contenidos, no nos estará queriendo decir algo? ¿Que tipo de sociedad tenemos que si mientras nos quejamos de que no alcanza para la leche, varios millones de personas gastan 5 pesitos del crédito a diario para alentar a su ídolo cordobés totalmente desprovisto de talento? ¿Que podemos pedir si consumimos horas de culos bamboleandose y tetas por doquier? ¿Que carajo pedimos, si a la mayoría les fascina creerse las peleas berretas cuidadosamente planeadas con ese fin? ¿Cómo hacemos si a la gente la vuelve loca estar al día con todo esto para ser el que mejor data tire en la oficina?

¡Qué lo tiró!

Cada vez que prendo el tele, tengo la ilusión de que mágicamente aparezca La Biblia y el Calefón, con Ginzburg y esa picardía y esa magia inexplicable… entrevistando a Serrat, al negro Fontanarosa, o ALGUIEN que realmente tenga algo interesante para contar.

Espero con ansias que CQC vuelva al humor acido e inteligente de antes, con Pergollini como el malo de la tele y no con entrevistas pedorras a Luli Salazar. Pido encontrarme con un Mañanas Informales, o un Pettinato como el de antes…o un Capusotto mas valorizado.

Y le rezo a Jebus todos los días porque la televisión argentina algún día vuelva a tener programas para entretener, reír, aprender y PENSAR.

También podes leer:

Mensaje Inoportuno