Manifiesto amoral

Interview-Germany-Ellen-von-Unwerth-08

(O cómo mi vida fue mucho mejor cuando dejé de luchar contra mí)

 

Lo que me impulsó fue un profundo deseo de entender. Entender por qué sufría.

Me pasé mis primeros 15 años aprendiendo cosas que me tomó la misma cantidad de tiempo superar. Pero me siento afortunada, con casi 30 años, de conocerme un poco.

Ahora que me acepté, les toca el trabajo a los demás: el trabajo de también aceptarme. Por eso mi nuevo desafío es hacer lo que siempre hice pero comunicarlo de modo tal que la gente lo comprenda. Tienen que entenderme si deseo que me acepten.

Así que me explicaré.

Yo no creo en los valores. No creo en las escalas sociales que nos dividen en “gente buena, gente mala”, porque esto es en sí mismo, un juicio subjetivo y por ende, irreal.

Yo veo las cosas desde una perspectiva funcional.Percibo a la sociedad toda como un organismo. Si el universo todo es un fractal, por ende es lógico que seamos células de un cuerpo mayor.

Contemplo además la diversidad como componente fundamental en el equilibrio de este macro ser. No podría funcionar un cuerpo con sólo neuronas, o fibras musculares, o células hepáticas. Mi práctica de responsabilidad social consiste en reconocer mi particularidad y desarrollarla de un modo tal que sea útil para mi entorno.

También creo en la búsqueda del placer. El placer en el más amplio de los sentidos.

Pienso que el placer es el único mecanismode percepción subjetiva que propone orientarnos. Nuestros sentidos jamás elaborarían separaciones entre los elementos que componen la realidad si no fuera por la dupla placer/dolor. Es el origen de todo, que  luego el hombre complejizó en un sinfín de elaboraciones mentales hasta crear proyecciones que llamó “bien y mal”.

Por eso creo en el placer y no en los valores. Porque me remito al origen.

Pero el placer, cuando tomado en serio, es una búsqueda tanto más compleja que la del bien. Porque buscar el bien consiste en ir tras una idea prestablecida. El concepto de “bien”es definido por alguien y luego avalado grupalmente. De ahí en adelante se persigue y ya. Como siempre surgen cosas que se interponen a este ideal, la lucha contra todo eso que definimos como “mal” dura por siempre y no hay espacio a cuestionar.Así hasta vamos hasta el fin del tiempo.

Buscar el placer, por otra parte, es como tratar de nadar en la corriente cálida en un océano siempre cambiante. Hay que ser dinámico y estar muy atento. Y por sobre todo, atreverse. El placer es un equilibrio delicado y sus componentes muy sutiles.  Requiere de años de muchísimo esfuerzo y autoconocimiento llegar a alcanzar cierta paz sincera con uno mismo, cierto placer real.

En nuestras vidas, todos alguna vez fuimos impulsados a dejar de lado los conceptos éticos e ir tras placer. Pasa que el campo operacional del hombre es complejo y encontramos a menudo resultados ambiguos.

Por ejemplo, obtuvimos placer  y luego descubrimos que nos hace profundamente infelices. O el resultado encerraba en sí mismo placer y dolor. O quizás implicaba placer para mí, pero dolor para otro, y por consiguiente no era absoluto.

La dificultad inmensa de obtener placer netolo pone en el plano de las utopías.

Entonces las personas normalmente desisten, vuelven a las construcciones socio-culturales de bien/mal y buscan enmarcar sus comportamientos en algún orden que les resulta lógico a fin de no hacerse más daño. Claro que tampoco son felices, pero se sienten más seguros.

No somos felices aquí, ni allá, ni en ningún lado. No somos felices sin barreras, no somos felices con estructura. Como no comprendemos, nos desconectamos  de nuestro sentir, nos ponemos en piloto automático por el resto de nuestras vidas. Enchufados a un televisor, tomando psicofármacos o siendo adictos al trabajo: cada quién encuentra su modo.  Mientras menos sepamos qué sucede adentro, tanto mejor. Y ahí sí que nos perdemos… porque ya ni siquiera sabemos dónde está el placer, nos quedamos sin rumbo ni brújula.

De todos modos, esto de desconectarse de uno mismo aplica y funciona bien  para mucha gente. Pero les cuento que las personas altamente sensibles no tenemos esa opción. Como sea que intentemos huir, nuestros sentimientos corren con nosotros. Tratamos de taparlos y gritan con más fuerza. Llegamos a instancias autodestructivas, porque queremos deshacernos de esa parte de nosotros mismos que nos perturba y no sabemos moderar. Sufrimos con muchísima pasión. Algunos, en su intento desesperado por equilibrarse, deciden amar el sufrimiento.

Otros decidimos que tiene que haber salida y la buscamos a través de entender. Entender por qué sufrimos.

Mi primera hipótesis fue hacer lo que quería, comportarme a mis anchas sin tener en cuenta a nadie más. “Hago lo que quiero entonces soy feliz”. Pero no podía ser tan sencillo, no funciona así. Mi tesis acabó en relaciones desastrosas, arrolladas por mentiras y engaños, amores de novela trágica que se repetían sin final. Ni hablar lo que lloré.

Comprendí entonces elfuncionamiento de este organismosuprapersonal, invisible a nosotros por una cuestión de escala. La compasión es el plural de mi sentido personal del placer. Cuando hago daño a alguien sufro porque estoy conectada a esta persona a través del macro organismo. La compasión no es un valor, es el placer conectado a lo que me rodea. Y es tan real como el dolor que siento cuando ignoro este factor.

Eso fue esclarecedor: tengo que hacer lo que quiero, pero de un modo que no haga daño. De otra forma, el placer obtenido es incompleto.

Pronto fue evidente también que no sabía lo que quería para mí.La búsqueda del placer era sencilla cuando se trataba de mamar o morir. Pero luego de que nos llenaran la cabeza con ideas de otras personas sobre cómo las cosas deben ser, estamos tan confundidos que ni sabemos qué es eso que interiormente anhelamos. El placer requiere de autoconocimiento del bueno, saberse de veras, poder mirar debajo de nuestros autoengaños. Además fuimos programados para ignorar nuestros anhelos.

Descubrí entonces el  problema de la estandarización del deseo, impulsado principalmente por nuestra querida sociedad de consumo. Todos buscamos algo, y cuando no sabemos qué es, allí encontramos alguna publicidad oportuna que te promete que comprando esto sos feliz.

Es un asunto ridículocuando le ponemos un poco de luz. Todos somos plenamente diferentes, por qué entonces tenemos una cultura que avala y promueve el estándar? Sin dudas el peor legado de la era industrial -mucho más grave que la polución ambiental- es la idea de la producción en serie. Y la producción de un consumidor seriado para esos productos.

Lo que quiero decir es que no tiene sentido intentar ser iguales, en nada. Somos diferentes y tendríamos que celebrarlo, porque es lo que hace posible que alguien sea feliz ocupando cada uno de los roles que es necesario cubrir para que funcionemos como sociedad.

Entendiendo esto, no sólo te respeto en tus diferencias, si no que te agradezco que seas quién sos y te invito a que profundices en tu individualidad para que todos ganemos.

Con ese mismo amor y respeto, busco abrazarme.

Ya sé, se suponía que eran notas graciosas y eróticas, y hasta acá parece más un tratado de filosofía biológica. Pero reitero que el fin de mis acciones también incluye en que sean comprendidas, y si no me presento quizás haya elementos que no parezcan coherentes en mis historias.

Ahora que ya saben, que ya entienden la lógica algorítmica con que tomo mis decisiones, les prometo que leerme será mucho más interesante. No soy una ninfómana manipuladora bipolar. O quizás lo soy, pero en ese caso, lo soy con toda mi alma. Y es algo muy válido.

Escribo estas cosas porque me parece más divertido que hacer terapia, y también como célula guardo la esperanza de que mis experiencias le sirvan a alguien más. Es un sentido evolutivo de permanencia (se los cuento otro día).

Soy una mamá, soy amante, soy una turra, soy amiga de todos pero primero de mi misma. Soy una persona inquieta y curiosa de la vida. Soy una mujer de verdad, con cosas gloriosas y nefastas. Tengo estos sentimientos feroces que por momentos me ensordecen y otros días me llenan de sentido. Son los que me tocaron, y estoy hago con esto lo que mejor puedo.

Me encanta la exposición y el juicio, especialmente cuando sé que es porque estoy tocando un punto sensible del otro. Me gusta conectar con el otro, como sea que sea.

Les presento mi búsqueda de la verdad y el placer, y se las presento con cierta belleza (me gusta pensar que eso me hace un poco artista).

Bienvenidos a mis crónicas, relatos breves de episodios ridículos que me acompañan en mi devenir cotidiano. Espero que mi vida les guste tanto como a mí.

/unachicalmodovar.blogspot.com.ar

Por Una Chica Almodóvar para la sección:

ETIQUETAS: