Mi experiencia mirando “Morfi, todos a la mesa”

Antes que nada tengo q aclarar que no soy periodista ni escritor ni nada que se le asemeje a la literatura ni mucho menos, solo soy una persona que le gusta informarse, divertirse y tener un poco de la Famosa “cultura general” que tanto bien nos hace, lo cual me lleva a zapinear (si se me permite el termino) por la tele argentina bien temprano en la mañana, tipo diez, diez y media (a esa hora arranco yo) y me encuentro con un programa que no tiene mucho tiempo en la mañana de telefe, “Morfi, todos a la mesa” programa de estilo cocina e informativo, ponele.

Para arrancar, tenemos en la conducción a dos personas que no me cierran por ningún lado, por un lado Carina Zampini que parece que después de hacer dos novelas bien pedorras con el Robocop de la actuación, estaba muy al pedo y la metieron a conducir; y Gerardo Rozin otro Robocop, pero de la conducción, tienen muy poco ritmo. Zampini no le devuelve un centro ni de casualidad, pero ellos conducen.

En la parte de la cocina hay seis personas, tres cocineros y tres personas vestidos de cocineros que básicamente son decoración porque el aporte es casi nulo por no decir que no hacen una mierda, uno de los muchachos esta al fondo rodeado de ollas y platos de batería y parece que su aporte al programa es hacer ruido todo el tiempo, le ponen sal a la comida, hace un redoble o golpea una olla y así la hora y media que dura el programa, los otros dos bailan y cada tanto dicen alguna boludez que no aporta nada al collar de melones que llaman “morfi”.

Los otros tres que si son cocineros se resumen en la chica que cocina todo el tiempo mientras los otros boludean, el pelado cocinero, que es el que sale con Damian De Santo en la publicidad metiéndose en tu casa para que comas queso y no seas un gordo lechonardi, que cocina cada tanto algo, y el ultimo pero no menos importante, un pibe muy facherito que parece que recién empieza a estudiar cocina y lo ponen a hacer ensaladitas o cosas muy simples como para que no parezca que esta de relleno.

Bien, ya explicamos los personajes que tiene, ahora les cuento mas o menos de que se trata el programa, debo aclarar que no vi nunca un programa entero porque no lo resistiría y me tendría que tirar del edificio Gómez, el programa arranca como todo programa bien arriba todos felices y bailando, acto seguido los conductores van a ver q van a almorzar al final del programa y hay empieza el divague de todos ya que ninguno sabe bien que hace en ese programa, cada tanto en un ataque de originalidad tiran “el viejazo” un tema viejo que se ponen a bailar como si estuvieran de viaje de egresados y donde Zampini aprovecha para franelearse con el cocinero joven, que por ahí te dan ganas de gritarle ¡páguense un telo alzados! Pero el momento culmine es cuando presentan la mesa… si doña Rosa como lo escucho, la parte mas importante del programa es cuando presentan una mesa de desayuno con una temática en especial, pero en definitiva sigue siendo una mesa pedorra llena de comida para desayunar, así transcurre el programa entre noticias de actualidad tan importantes como el gigoló o los refugiados de Europa, al final tienen invitados donde comen lo que cocinaron los cocineros y Rozin hace preguntas muy jugadas, como ¿Qué proyecto tenes para este año? o ¿te sirvo más?

No puedo entender como telefe que tuvo programas tan geniales y recontra pensados como los simuladores, resistiré, entre caníbales y mi familia es un dibujo, ponga esta cagada que te juro que me dan ganas de apagar la tele y agarrar un libro.

Y para empeorar la cosa hace poco me entere q en Mendoza lo pasan los fines de semana a la mañana, ¿con que necesidad Sigifredo? ¡Antes eras chévere!

Ojala que no los haya aburrido y que los salve de poner ese programa que tiene que desaparecer de la faz de la humanidad, prefiero q pongan la niñera antes q ver esto de vuelta. Sin mas que agregar les mando un beso en la cola a todos.

Escrito por Sr. Oso para la sección:

ETIQUETAS: