Típicos personajes de un picadito

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Estos son los personajes típicos de un “fulbito” reducido, de 7 jugadores.

  • El gordito buena onda: lo llaman siempre para que ataje, él siempre dispuesto dice que sí. No es muy amigo del resto, por lo que se va sólo hasta el lugar del partido. Llega y deja todo atajando. Se hace unas frutillas que las ves y te dan ganas de llorar, pero él calladito se las aguanta y para colmo ¡¡¡en la próxima jugada se vuelve a tirar al piso del lado del raspón!!! Al gordito siempre lo llaman a jugar el amigo del amigo de un amigo. Está en todos los celulares porque te salva la “papa” siempre. Lo único malo es que a veces éste se revela y pide jugar un ratito para justificar los 15 “pe” de la cancha. Sale del arco y no sirve para nada, es pésimo. Lleva a los nenes siempre a verlos para dejar a la mujer jugar a la canasta con las amigas, para colmo los hijos se tienen que comer la ida a tomar porrón pos partido. Tiene siempre la camiseta de Carlos Fernando “El Mono” Navarro Montoya (la amarilla manejando el camión ¡¡obvio!!)
  • El defensor rústico: Siempre va a todos los picados, es más suele armarlos él. Le encanta hacer el equipo y dejarse todos los habilidosos para el equipo de él. Este te recontra caga a patadas sin ningún problema. Siempre que pega, abre los bracitos y se va caminando para atrás mirando al cuasi lesionado, con cara de serio y sin decir nada. Sabe jugar bien y te putea siempre cuando devolvés un pase al medio en defensa, justificando que los libros dicen que no hagas eso. Este central sabe siempre todos los equipos y las estadísticas porque mira siempre la letra chica de Sportcenter. Suele usar la casaca del Inter de Walter Samuel o la de Boca del persa. Va a bailar a scanner.
  • El Pajero: a esta persona se la invita siempre, porque nunca dice que no y nunca nos ha cagado. Pero nadie sabe si juega bien o mal porque se carga una paja terrible. No la pide nunca. Cuando se la dan la rebolea para algún lado y siempre le cae a un compañero. Para marcar siempre va al piso a “barrer” porque si lo pasan no quiere correrlo. Suele reemplazar al gordito en el arco y haciéndose el gracioso y con una paja tremenda ataja todo. Usa remeras de “salir” porque no las chiva ni un poco y aprovecha para ir a tomar un porrón a la Arístides con la misma chomba, finalizado el cotejo. Usa calzas.
  • El Enano habilidoso: de éstos hay dos tipos. El primero, y odiado por propios y contrarios, es un crack. Generalmente hizo inferiores en algún club de la provincia y con el tiempo lo fueron rajando. Lo llamas y está siempre lesionado, nadie sabe por que, si no hace nada que tenga que ver con el deporte nunca. Pero cuando no está marginado por alguna lesión va. La pisa como Riquelme, siempre cuando lo vas a marcar se da vuelta y pone el “culito”. Hace una de más siempre, y termina cagando el contraataque con los otros puteándolo porque los hizo correr al pedo, ni te cuento si se proyectó el pajero.  Lo cagan a patadas siempre, se levanta rengueando pero a los quince segundos está corriendo como si no hubiera pasado nada. Siempre se pone musculosa para jugar. Es tunning a full, 147 impecable. Usa siempre zapatillas de lona. El otro tipo de enano habilidoso, siempre hace algún otro deporte por lo que tiene un estado físico de la concha de la lora. Corre en ataque y en defensa. En ataque los pasa a todos y por más que lo caguen a patadas por todos lados el las va saltando sin cobrar falta. Si le meten una patada voladora y se cae, cobra el foul pero sin chistar, y le sonríe al que le pego (esto suele darle mucha bronca al defensor rústico). Le pega “chumbo” con las dos gambas y siempre a los ángulos. Marca sin hacer cochinadas, siempre limpio. Camiseta de la selección de Lionel Messi y si no es de la selección es la del Barça amarilla.
  • El gordo habilidoso: siempre es grandote, cuando era chico era buenísimo. Fue el primero en tener hijos del grupo de amigos. A medida que fueron pasando los años, con el asado, la birra y la falta de deporte, el cuerpo le pasó factura y tiene una panza enorme.  A este gigante no se la podes sacar, y ni siquiera sirve cagarlo a patadas por que no lo moves. Juega siempre de nueve de espalda al arco. Es bastante comilón pero a veces pivotea muy bien la pelota. Lo putean por no pasarla y por no marcar pero el le calienta tres huevos, no les da bola. En una pelota a dividir si va embalado y te hace cuerpo, olvidate, terminas en el piso seguro. Siempre que agarras la pelota y levantas la cabeza, lo ves levantando la manito pidiéndola y con el defensor contrario tapado completamente. Ni bien viene el vaguito de las canchas a sacarte, saluda a los contrarios efusivamente y les propone a todos ir a tomar unas cervezas por ahí. Usa camisetas triple XL, de equipos de la B y cuando se la saca ves abajo una inútil faja para “adelgazar”.
  • El muy pero muy malo: Organiza el picado con el rústico siempre, porque si no, no lo invitan ni en pedo. Y si no lo organiza, llama al que armó el partidito a las 8 de la mañana para decirle que el está. Lleva la pelota él, junto a sus canilleras y los guantes, que los usa cuando lo mandan al arco por burro. No falta nunca y para colmo le encanta jugar. Lo bueno es que hace algunas cosas que te hacen cagar de risa, por ahí tira caños inesperados que son festejados por todos los jugadores, hasta por el humillado. Parece Iniesta porque juega de memoria, siempre mirando la pelota y tira el pelotazo sin mirar, ni saber si hay uno de su mismo equipo. Pega bastante pero siempre sin querer, por torpeza. Ayuda a levantar al desafortunado pidiéndole disculpas. Tiene mil camisetas y de equipos raros, de Polonia, del PSG, etc.

Escrito por Lucas para la sección:

También podes leer:
Clases de comentaristas en diarios y páginas de Internet

El año pasado escribíamos:
La clasificación de Godoy Cruz podría matar a cientos de niños

ETIQUETAS: