Por qué El Puntero ha sido la mejor serie de la televisión argentina de los últimos años

Porque fue una serie en la que cada uno de los capítulos supo atrapar y mantener la tensión sin que se desinflara nada, manteniendo la idea central de modo perfecto.

Además el guión y el manejo de los escenarios y situaciones es digno de un grupo de verdaderos profesionales creativos que además supo manejar un excelente y envidiable elenco actoral, en el que todos funcionaban como una perfecta simbiosis, en la cual todos podían ser gracias a todos, gracias a lo cual ninguno se podía destacar ni tampoco se eclipsaba.

Estas dos últimas descripciones son comparables a series internacionales con mucha más producción como Friends, así que imagínense haber podido lograrlo.

Porque representaba de una forma impecablemente fiel lo que es realmente lo interno (y externo) de la política y el poder, siendo uno de los muy pocos casos en los que la ficción alcanza la realidad, demostrando que todo es sucio e inmensamente perverso, desde el militante que recién empieza hasta el político que ostenta el mayor poder, incluyendo a los opositores volteadores. Sin dejar de mostrar a las ilusiones de la gente, sus reclamos, sus penumbras y el aprovechamiento de esto.

Porque se anima a jugar con elementos que pueden resultar peligrosos para el programa en si, que condimentan de una forma excepcional a la serie, sin saber si éstos van a funcionar o van a hacer que el proyecto vaya a la deriva hasta que sale el capítulo y es procesado por los televidentes, tal como Los Soprano pero con muchas menos seguridades contextuales en la realidad.

Porque es increíble lo bien que representa a la mujer que se termina haciendo cargo de todo, la que aguanta, la que acompaña, la que no se puede dar el lujo de caer.

Porque te hace rever tus ideas, tus pensamientos, tus convicciones y, por qué no, tus preconceptos, haciendo que cada capítulo juegue con todo lo que dabas por sentado y en lo que te creías seguro adentro tuyo, tal House.

Porque demuestra que la televisión de calidad nunca se acaba: la real, la crítica, la cruda, la frontal, la que te hace pensar y reflexionar, la que sigue diciendo las cosas como son aunque no guste, la que tendrá mucho menos público, pero de mucha mejor calidad.

Y porque demuestra tener un excelente equipo de producción, de imagen, de escenarios, de sonido (¡Qué banda sonora en cada capítulo!)… Y los actores… si ustedes han visto actuar a cada uno de ellos en otros programas y más aún en otros medios, sabrán que el elenco no ha podido ser mejor elegido…

También podes leer:
¡Salud Mendolotudos!

El año pasado escribíamos:
La expulsan de una clase de informática por copiar y pegar 

ETIQUETAS: