¿Qué piensan los alemanes de Argentina?

Cuando salí de mi casa para viajar por el mundo (van a ser seis años, el próximo 20 de diciembre), mi primera parada fue un hostel de Córdoba, donde conocí a un grupo de alemanas y alemanes que pronto me enseñaron las primeras palabras de su extrañísimo idioma y se abrieron a una amistad que aún perdura. Allá, en la capital del fernet y del cuarteto, después de haber compartido las fiestas de fin de año y unas cuantas fiestas más, les prometí visitarlos algún día.

En Argentina y en Uruguay, cada vez que en un puerto veía pasar los barcos de carga con los contenedores de Hamburg Süd, pensaba en ellos. Sobre todo en una de ellas. Imaginaba que me escondía adentro de uno de esos envases gigantes y llegaba al país del Flautista de Hamelin.

No planifico mi destino. Voy conociendo amigos y abriéndome a nuevas culturas, allá donde el Universo me lleva. Hasta aquí, he andado por casi toda Europa, buena parte de  América y el sur de Asia. Pero, allá en el comienzo de este viaje que no pienso terminar hasta que recorra todo el mundo, el país que más me llamaba era Alemania.

Después de pasar un tiempo en España, visité a mis amigos del hostel cordobés. En su país me enamoré, no sólo de una alemana (de tres, en realidad) sino del paisaje, la cultura (y la cerveza) de un país al que vuelvo cada vez que puedo.

Cada vez que alguien me preguntaba en el camino “¿De dónde venís?” y yo respondía: “Argentina”, la gente respondía con estereotipos comunes que tenemos los argentinos en el exterior. En su mayoría decían: “Maradona”. Pero la verdad a mi mucho no me gusta ser representada solo por un futbolista. Como estoy parando acá, en Wiesbaden, antes de viajar a Mendoza para el Año Nuevo. Decidí hacer un experimento. Me abrigué bien y salí a preguntarle a los alemanes, alemanas y personas de otros países que viven aquí…

¿Cuáles son las tres primeras palabras que se les vienen a la mente cuando digo Argentina?

Con los testimonios que recogí, armé un video que pueden ver acá abajo. Les anticipo: las palabras más repetidas fueron carne, fútbol y vino. Pero se sorprenderán al escuchar cuántas otras cosas piensan cuando decimos el nombre de nuestro país.

¿Querés saber cómo hago para cumplir mi sueño de conocer el mundo?:

 

Por Evangelina González

ETIQUETAS: