Sexo

¿Es sucio el sexo? Únicamente si se hace bien.
Woody Allen

Mi sexo, vuestro sexo, nuestros sexos se enfrentan, se huelen como perros antes de la pelea.

El sexo es el lenguaje de la piel, el pulsar del deseo sobre otro cuerpo, de varios seres sumergidos en la misma ebullición. No hay una definición certera sobre el sexo; todo está escrito en largos y ceremoniosos libros, pero el sexo traspasa fronteras penetrándolas y dejándose penetrar…

Todo excita, desde un par de zoquetes blancos impolutos hasta un látigo de ocho puntas, nada está verdaderamente escrito ni lleva una línea argumental de hierro, por el contrario se trasmuta, se autofagocita y se convierte en un monstruo de dos cabezas, tres penes y mil vaginas

El sexo es procaz y se vuelve pija, concha, leche y hacerte el culo mientras te agarro de las mechas y te digo puta bien que te gusta y espera que te acabo en la boca.

Mi sexo, el sexo, nuestros sexos bailan borrachos, desenfrenados y se duermen en el piso antes de llegar al otro.

Es un suspiro naif, un vaivén de besos y caricias y lágrimas de puro amor.

Pornhub es el mismo Paraíso, cientos de miles de videos para venerar.

El nirvana al alcance de la mano, la redención para los enfermos.

Mi sexo, tu sexo, nuestros sexos flotan como medusas en las profundidades, cada uno ve con la luz que emana el otro.

El sexo evacua las neuronas hasta mejor ocasión y se convierte en un tigre con problemas mentales dentro de una jaula circular.

Se pone sagaz para cubrir todas las variables con tal de llegar al destino húmedo.

Todos quieren sexo: garchar o hacer el amor; cojer o rozarse con paciencia…

Alguien que se disfraza de oso de peluche o de nena virginal o de tirano de cuero negro o de Calígula o de esos otros seres desnudos y anónimos que se llaman humanos.

El sexo es obeso, tántrico y casual.

Mi sexo, súper sexo, nuestros sexos se besan los pies.

Es una jauría de feromonas atravesando la estepa helada.

No puede respirar por tanta ropa y cuando no la tiene se acompleja.

Es un hilo de saliva cayendo desde un cieloentrepierna

Mi sexo, xxx sexo, nuestros sexos están sedientos, entonces toman agua de la botelleita que dejan por las noches en la mesita de luz.

Es el refugio del amor y el búnker del deseo, es nuestra génesis, nuestra música y nuestro fin.

Es caos y el orden en dos plazas con un espejo en el techo.

Es la matriz de la humanidad…Un templo de un millón de años de antigüedad oculto en las selvas de nuestra mente, en la parte más profusa y oscura.

ETIQUETAS: