Tau contra Pi, o como demostrar que hay gente que está realmente al pedo…

Bol…ejem…haciendo investigación en internet, me encontré con un artículo donde hablan de cierto grupo de matemáticos y aficionados a la matemática (no entiendo como se puede ser aficionado a algo tan repulsivo…) que intentan cambiar la mentalidad colectiva de utilizar el número Pi, por algo que ellos creen más natural: utilizar el número Tau, que vale dos veces Pi.

Todos conocemos el número Pi, desde la escuela. Es muy utilizado en geometría, pero además aparece en innumerables cálculos de física y matemática. Es lo que se llama un número irracional, no porque no se pueda razonar con él, sino porque tiene un número infinito de decimales. 3,14159 es el número que más utilizamos, pero actualmente se conoce su valor con millones de decimales. Hay métodos matemáticos para calcularlo y se utilizan computadoras muy poderosas para hacerlo. Todo esto para lograr extrema precisión en los cálculos que así lo requieren.

El argumento de los muchachos anti-Pi es que en realidad, en la mayoría de las ecuaciones y cálculos, Pi aparece multiplicado por 2. Entonces sería más natural utilizar Tau, que como dije antes vale 2 veces Pi. Michael Hartl, docente y ex físico teórico (por algo es «ex») va más allá y dice que es un problema de definición. Pi se define, desde los tiempos del Antiguo Egipto hasta el presente, como la longitud de un círculo dividida por su diámetro. Pero Miguelito se desgañita ante quien quiera escucharlo afirmando que en realidad el diámetro del circulo no es importante, lo importante es el radio (la mitad del diámetro). El dice que el círculo mismo se define como todos los puntos que están a una distancia igual del centro del círculo. Esta distancia es el radio. Tau sería entonces la constante más evidente a calcular.

No quiero marearlos con definiciones complicadas. Lo que quiero resaltar es que, evidentemente, hay gente que busca problemas donde no los hay. ¿A quién le importa que constante se usa en una ecuación? Pi, Tau, da igual. Hay un día Pi, el 14 de marzo (3/14 según la notación anglosajona de las fechas). Quieren instaurar un día Tau, el 28 de junio (6/28). ¿No tienen nada mejor que hacer? Hartl llega a decir en una nota: «Lo que sorprende es la ‘experiencia de conversión’: la gente se encuentra de repente enojada con pi. Sienten como si los hubieran estado engañando durante toda su vida; es increíble cuánta gente expresa su desagrado con pi en los términos más violentos». ¿¿¿Ehhhh???

Tantos problemas interesante que resolver, tanto bien que podrían hacer a la humanidad ocupándose de cosas importantes. Y después me preguntan a mí para que sirve la astrofísica…


También podés leer:

La máquina del tiempo