Teoría del derrame y otros yuyos

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Buscando unos documentos en mi pc, cosas para la facultad, encontré un textito que escribí para un parcial de una cátedra de sociología de la UBA. El parcial pedía que los alumnos despierten su sentido crítico y desarrollen sobre el neoliberalismo. Utilice como un concepto principal la teoría del derrame que tanta intriga me causo cuando apenas supe de ella.

Enjoy it:

La teoría del derrame es un concepto puramente neoliberal que se utilizo para convencer a ciertos sectores de la sociedad (medios y bajos) de que pronto van a ser beneficiados, derramados por el éxito del modelo económico neoliberal que el país estaba ganando. Con esto se intento apaciguar las luchas de los trabajadores por mejoras laborales y así ganar tiempo y divisas en el mercado globalizado puramente financiero. Este giro económico hacia el sistema financiero tiene lugar en el proceso de recomposición capitalista con la muerte del Estado intervencionista y de bienestar por la década del 70´ del siglo pasado. Las economías nacionales comenzaron a mostrar sus límites y fueron atacadas por una feroz crisis inflacionaria y una profunda recesión. Además cabe mencionar la celebre crisis del petróleo, que los países importadores pagarían muy cara, y daría como resultado una enorme cantidad de divisas (los famosos “petrodólares”) que habrían de invertirse lo mas rápido posible en algún lugar, ya que el dinero sin inversión resultaría muy peligroso para la economía mundial. Se opto por invertir en el sistema financiero mundial, en los bancos, brindando préstamos muy tentadores para los países subdesarrollados generando la deuda del tercer mundo. Ya por estos años comienzan a escucharse voces familiares a la sociedad de Mort Pelerin, que prometían revivir al viejo liberalismo (revitalizado en un Neoliberalismo feroz) para salvar de una vez por todas las economías mundiales.

Ganarían las elecciones gobiernos de derecha simpatizantes de estas ideas. Entre sus mágicas recetas para frenar la crisis se opto por fortalecer al Estado en relación de romper el poder que los sindicatos y el movimiento obrero habrían ganado con sus luchas a lo largo de los 30 años gloriosos, generando un fuerte proceso inflacionario por reivindicaciones de los salarios. El poderío obrero «no permitía la acumulación privada de los sectores burgueses dominantes». Los gobiernos neoliberales promovieron recetas para reanimar las economías. Se proponían achicar los gastos de más que tenia el Estado (por ejemplo salud, educación, viviendas, infraestructuras, salarios etc), se devaluó la moneda en algunos casos para lograr una estabilidad monetaria; optaron por cortar el pleno empleo característico de épocas anteriores para crear una “tasa de desempleo”, un ejercito de desocupados, que según estos teóricos era un valor muy positivo; hubo reducciones de impuestos hacia las ganancias y las rentas altas dando lugar a una apertura del mercado regularizado por la oferta y demanda y no por el Estado; en los gobiernos neoliberales mas ortodoxos se llevaron a cabo las políticas de privatizaciones de empresas estatales argumentando que generaban perdidas y el Estado era un mal administrador. En síntesis a corto plazo estas y otras medidas mas del nuevo modelo alcanzarían un “corto éxito”, un efímero éxito que apago el incendio inflacionario que quemaba en el mundo.

Nuestro país no quedo afuera de todo esto, y rápidamente estas medidas nos resultarían muy familiares. Claramente se puede reconocer medidas neoliberales en los gobiernos del proceso, llevadas a cabo por el ministro de Economía Martinez de Hoz impulsando medidas económicas propicias para la inversión especulativa antes que la productiva como por ejemplo la ley de su conocida “tablita cambiaria”, altas tasas de intereses en los plazos fijos, y permitiendo la entrada y salida de enormes cantidades de divisas sin preguntar de donde y como venían. Una década mas tarde, en coincidencia con la caída del muro de Berlín y el bloque soviético, llegarían Carlos Menem y el siniestro ministro de economía D. Cavallo (ex asesor económico en la ultima dictadura) que llevaron a cabo lo que la junta militar no pudo terminar al respecto del plan económico neoliberal. Pero, ¿Los gobiernos neoliberales triunfaron en nuestro país? La única verdad es la realidad, y en la realidad argentina creció a valores nunca antes conocidos la deuda publica, creció la desigualdad social a raíz de las caídas de los salarios y la masiva expulsión de mano de obra generando niveles de pobreza y desocupación alarmantes, bajo el crecimiento económico productivo a raíz del volcamiento al circuito financiero por parte de los sectores altos, se privatizaron empresas estatales con alta rentabilidad argumentando que “nada de lo que deba ser estatal permanecerá en manos del estado” y que generaban perdidas, utilizando esos fondos para pagar mas deudas y reinsertarlos en el circuito financiero antes que en el país devastado.

El resultado de la fiesta neoliberal dejo a más del 57% del país bajo la línea de la pobreza y una deuda externa de más de 130 mil millones de dólares.

Escrito por Licenciado Peposo para la sección:

También podes leer:

El porque de que si Caniggia es el hijo del viento entonces yo soy el hijo de la devaluación

El año pasado escribíamos:

Pintada a favor del cuidado del agua

ETIQUETAS: