Testimonio de una víctima de Cromañon

Silvina Juárez nos cuenta su historia, su verdad de lo que ocurrió ese día, su dolor. Silvina, Vane, Gi, Cari, Bren, Martín, Richard, Jorgue, Ariel, José, Raúl, Guille, Lucho, Cristina, Jorge, Tatoo, Hugo nos cuentan su eterna lucha y su voz en contra de la banda Callejeros.

30 de diciembre de 2004, República de Cromañón, un local en el barrio de Once, se presentan dos bandas: OJOS LOCOS y CALLEJEROS. El lugar estaba habilitado para 1600 personas sin embargo esa noche asistieron alrededor de 3000, incluyendo varios menores y bebes, siendo 30 los de seguridad más 5 mujeres… todos ellos haciendo control de pirotecnia. Lógicamente no sirvió y algo fallo esa noche.

Silvina Juarez con 24 años iba con dos primas menores de edad, una de 13 y otra de 16 años. Cuenta…

“Esa tarde salimos contentas como cualquier otro día, como cualquier otro recital, dimos vueltas hasta que se cumpliera la hora. Cuando se hizo la hora entramos, en la fila nos revisaron haciendo una requisa más exigente que en otros recitales, a mí me hicieron sacar las zapatillas y demás, a varios los dejaron pasar sin revisarlos. Adentro el lugar estaba lleno y nos dirigimos hacia las escaleras.

Empezó a tocar la primer banda, el calor era impresionante y el amontonamiento de gente peor aún. Yo estaba atenta por las bombas de estruendo que tiraban ahí adentro.

Sale Callejeros, la banda tan esperada por todos, y al sonar los primeros acordes, las bengalas se empiezan a encender. En esa época se usaba mucho en un recital de rock, era muy común.

Lo que recuerdo en ese momento es ver como si se abriera el techo y se consumía la media sombra, al ver lo que estaba ocurriendo lo primero que hago es agarrarle la mano a mi prima de 13 años y saltar de la escalera.

Cuando caemos la pierdo y me levanto a buscarla hasta que la vuelvo a encontrar, avanzamos unos pocos metros y se corta la luz, mi prima se me suelta de la mano por última vez y la pierdo, a la más grande directamente no la vi más.

Cuando se corta la luz se desata un infierno, todo oscuro, no te acostumbrabas nunca, era como estar en la oscuridad absoluta, era imposible movernos, escapar era una trampa mortal. Caigo al piso con mucha gente arriba mío, trato de gritar, pedir ayuda pero era imposible que me escucharan ya que en ese momento éramos todos llamando a alguien o peor.

Como nadie me escuchaba empecé a morder la mano de la persona que tenía arriba mío, pero era en vano, sentía las pisadas en mi cabeza, en mi cuerpo, en mi nuca el cuerpo se me desvanecía y de a poco fui perdiendo el conocimiento.

Desperté afuera con mis dos primas a salvo, aturdida, en muy mal estado, perdida, no tenía nada. Camine descalza hasta el hospital pisando vidrios porque no había ambulancia. Estuve internada toda la noche con oxígeno y cuello ortopédico, decidí firmar e irme por no soportar ver tantos cadáveres.

Con respecto a la banda te digo la verdad en ningún momento los vi ayudar, el solo hecho de que volvieran a tocar fue para algunos un insulto, una falta de respeto, se cagaron en todos nosotros. Esperábamos el acompañamiento en la lucha y le hecho de tratar de no hacerse más famosos a costillas de la masacre, no quiero y no entiendo porque darle importancia a quien no nos la dio en su momento.

Jamás he ido al santuario ni a marchas, nunca volví a ese lugar, ya ir a Once me provoca dolor, angustia, desesperación… no los escuche nunca más, no puedo ni quiero.

Hoy en día estoy medicada, bajo tratamiento, aún sin trabajo, sin medicación gratuita como lo dice la ley, es por eso que armamos un grupo: “Sin derechos no hay justicia”, no soy la única que esta así, hay casos peores y necesitamos que se cumpla la ley, que el caso se conozca y no muera, difundir el grupo para que todos nuestros hermanos de Cromañón se unan y luchemos juntos».

Yo me pregunto y te pregunto a vos…

¿Será justo ver que Patricio este en la cárcel?

¿Será Callejeros inocentes?

¿Los sobrevivientes vieron sus hijos crecer detrás de una celda como Fontanet?

¿Será la justicia la que se equivoca?

Escrito por Silvina Juarez para la sección:

ETIQUETAS: