Típicas golosinas que comíamos de guachitos

Si tenés más de 25 años es imposible que no hayas disfrutado de estas fantásticas golosinas que nos acompañaron en la infancia y nos hicieron volar cuando éramos chiquitos. ¡A recordar los viejos tiempos!

Cuando éramos chicos siempre hubieron golosinas que nos marcaron por su incomparable sabor, o por sus colores tan llamativos, hoy vamos a rendir homenaje a esas cositas ricas que rogábamos para que nos compraran, aunque habían un par que eran bastante feas, pero sin más vueltas, vamos a mencionar varias de ellas ahora.

1- CHICLES DINOVO:

¡Que ricos y que frutales eran por favor! Los masticabas y era el placer de la vida, no querías que el sabor se acabara, venían en paquetitos muy coloridos de a dos unidades, ¿lo mejor aparte del sabor? Salían 15 centavos.

2- GALLINITAS:

Tenían una especie de juguito adentro que era demasiado rico y la combinación de azúcar con la oblea era tremenda. A todos nos encantaba morder la parte de arriba para terminar mofándote 500 más.

3- LOS JUGUITOS CONGELADOS:

Llenos de colorantes pero de sabores fascinantes que te encantaban, llegaba el verano y te comprabas miles y los guardabas en el freezer como si se fueran a acabar mañana, no te importaba si tu mamá te decía que estaban híper manoseados y que los colorantes te hacían mal a la panza, vos ibas al kiosco y te gastabas tus 50 centavos en eso.

4- LOS CHAMPUCITOS:

A veces empalagosos pero ricos, tan ricos que te los comprabas en la escuela y te vendían la tira entera, muchos colores y ¡cómo te costaban abrirlos, ni te digo! Dedos pegoteados y guardapolvos manchados a morir.

5- EL HUEVITO KINDER:

Afortunado vos si te compraban esta maravilla de chocolate con una linda sorpresa adentro, valía 1 peso, era lo más rico del mundo y te lo devorabas lentamente así duraba y duraba y sentías ese sabor en tu boca. A tus viejos les insistías horas para que te compraran uno y así ser un niño chocolatoso.

6- BIZNIKKE NEVADO:

Algo en esa fórmula hace del Biznikke una golosina única en su clase. Quizá sea por el tornasolado blanquinegro (el “nevado”) de la cobertura; pero a medida que los bocados avanzan, el placer de sentir cómo la galletita se disuelve en chocolate se hace más intenso. ¡Es tan rico que siguen dando ganas de comerlo!

 

7- FIZZ:

Caramelitos ácidos que te daban esa cosita de tssssss, los mordías y el polvito efervescente te hacía picar la lengua, odiabas que se repitieran los sabores en la tirita.

8- LAS BANANITAS ROSADAS:

Nunca he visto en otro lugar que no fuera en Mendoza, las bananitas rosadas… ¡Qué lástima que vinieran en paquetitos chicos!, son tan dulces, ricas, que te comés 8456 paquetitos de lo vicio que son.

9- POSTRECITO FITY:

Venían de vainilla, dulce de leche, chocolate y te comías uno después de cenar, te encantaba que te los compraran porque tenían forma de monstruitos y podías jugar con ellos, o les metías cualquier chuchería adentro con tal de conservarlos.

10- CARAMELOS 1/2 HORA:

Vamos a finalizar el top ten con lo más odiado, los caramelos 1/2 hora. ASQUEROSOS, te hacían largar baba para todos lados, su sabor parecía como tomar una coca cola berreta y tu mamá te los daba cuando hacías un berrinche, ¿quién no los habrá odiado?

Bueno chiquitos, doy por finalizado el top ten goloso de la infancia… ¿Cuál fue la golosina que los marcó en la infancia? Comenten y veremos si hay un VOL. 2.

ETIQUETAS: