Tips para comprar un buen auto usado

He pasado las últimas semanas buscando un auto que comprar. Como no tenía la plata para un cero o para un auto relativamente nuevo, es que me tuve que fijar en los del año 2000 para abajo. Es increíble la cantidad de zarzos y símil autos hechos re contra concha que hay en la calle.

Si vas a una agencia lo tuyo es una bosta en lata y lo de ellos son Ferraris único modelo. Siempre he dicho que los agencieros son ayudantes del diablo y deberían morir todos en el pozo con fuego del Ángel Gris. Por otro lado, los que venden en forma particular no tienen cara. Ni cara ni algún vestigio de principio de marketing posible. No son capaces tan solo de darle una lavadita al auto antes de mostrarlo, como “si la pinta fuese lo de menos” en este caso. Tampoco se interesan en las reparaciones básicas de un auto, son capaces de venderte un auto sin una butaca aludiendo a que “se les acaba de salir la semana pasada, pero esta joya, la haces poner con dos mangos y te queda pipicucu”.

Por suerte conseguí un auto digno, pero más allá de eso, me quedó la experiencia de cómo buscar un auto como la gente, o al menos que no explote a la segunda cuadra de usarlo.

Varios de estos tips son más que sabidos por el público masculino adulto, pero seguramente les vendrán bien a los cachorrones y las nenas. Ahí van algunos:

  • Saca un promedio de cuanto vale el auto que queres, de cuanto está cotizado en los diarios y agencias. Si a ese promedio le sumas entre un 5% y un 10% vas a econtrar autos lindos. El motivo es muy simple, quien cuida un auto, sabe de autos, quien sabe de autos, sabe lo que cuesta conseguir un buen auto y por sobre todo, sabe con exactitud el precio promedio de su auto en plaza, a ese precio le suma un poco más por el estado y el cuidado que le ha dado a su auto, por lo que si son más caros, háganme caso, son mejores. Siempre hablando de particulares, las agencias son un negocio, por lo que el promedio es más alto que el que sacas en el diario, pero la idea es más o menos la misma. Supongamos que el promedio te da $25.000. Los autos de ese modelo particular que estén de $26.000 para arriba quiere decir que están cuidados y en buen estado.
  • Mirar la “línea” del auto, ¿Qué es la línea? La “línea” es una recta imaginaria que se traza desde una punta del auto a otra. Y se observa mirando el auto de costado y al sol. Así vemos si tiene ondulaciones que denuncien choques o líneas imperfectas. La pintura de un auto puede estar desgastada por el tiempo, pero las “líneas” no se desgastan. Cuando las puertas cierran mal, la “línea” del auto es mala, quiere decir que ha tenido choques grandes de costado o le han arreglado mal las puertas.
  • Es muy importante abrir el capót y mirar si tiene algunos calcos sobre el paragolpes. Los calcos hacen alusión a los líquidos que hay que usar en el motor y algunos cuidados del aire y el radiador, además vienen de fábrica, eso quiere decir que no se la han puesto de frente o que si se la han puesto se ha reparado bien, ha sido poco o se han utilizado partes originales para repararlo.
  • Hoy en día es fundamental mirar las cubiertas del auto, esto puede marcar el precio del auto en un buen porcentaje. Tengan en cuenta que 4 cubiertas nuevas pueden costar desde $1.400 para arriba (hablando de cubiertas de 14’ modestas).
  • No se dejen llevar ni tentar por los “accesorios”, como stereo, llantas, alerones, parlantes, volantes chotos, escape y esas pelotudeces. Son accesorios baratos, fáciles de conseguir, universales y que no hacen al estado del auto. No sirven, no suman al precio y van y vienen, por lo que no se dejen tentar por una buena musiquita por un aleroncito fachero, no hace al auto y los giles te tientan por ese lado.
  • Pasados los 10 años del auto el kilometraje que muestra el tablero es un chamullo, ya que desde los autos más viejos hasta los más nuevos se pueden modificar los kilómetros del tablero. Sale dos mangos y lo hacen en todos lados, o sea, que es una falacia. Hay algunas cositas que pueden ayudarles a ver cuantos kilómetros tiene el auto realmente o si es verdad que tiene lo que el tablero marca. Estas son, desgaste del volante, desgaste de la palanca de cambio, desgaste de la butaca del conductor y de los fuelles de las puertas. Las manos transpiran y marcan los plásticos que se tocan con mucha frecuencia. También el uso del auxilio y las herramientas con las que se cambian las cubiertas como llaves y gato.
  • Respecto al motor los detalles y parches son infinitos y muy difíciles de detectar, pero algunos tips fundamentales son sentir si regula parejo estando en marcha, controlar que el humo que emane el caño de escape no sea negro ni blanco y sentir si el motor “silba” por algún lado.
  • Si el auto es de señora, dama o viejito bárbaro, porque puede que no le hayan sacado la bosta. Si el auto es de enano con cresta o de trabado con pelo largo o de canchero o de mamerto o de viejo verde, probablemente le dieron masa. Si tiene escape ruidoso es seguro que «lo pisaron» y si tiene algún «chichecito» en el motor, huyan despavoridos..

Bueno, no soy mecánico ni agenciero, soy un simple usuario amante de los autos, espero que les hayan servido estos tips, sino chúpensela solos.

ETIQUETAS: