WALT SEX DISNEY PICTURE

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hay algo que me ocasiona gracia de un gran por ciento de los mendocinos: el idealismo cúspide. Es tan notorio como se posicionan en una burbuja hispanohablante de ideales tan utópicos como abruptos, que no me extraña responder a todos los cúmulos de pensares que tienen estos platonistas para su vida.

Porque son tan idealistas que ellos quieren casarse con esa muchacha de blusa blanca y largos cabellos, pintada al natural casi como si no tuviese pintura; casarse con esa antagonista de la que se dedicaron a hablar toda su vida: la puta. Por que sí, el mendocino es novelero: quiere terminar con aquella que les jura amor eterno, esa piel de cordero, cual pelotuda, que jamás los engañaría con otro hombre, que los esperaría hasta tarde en la mesa para la cena, y hasta más tarde en la cama para hacer el amor y después dormir en el relax del después… Ellos quieren, a esa pelotuda que se esfuerza por llevarse amenamente con mamá, que cocine de vez en cuando (y digo de vez en cuando por que ahora el quid de la mujer incluye un discurso liberalista basado en una teoría que denota en una anti-ama de casa, aunque termine lavando, planchando, cocinando y chupándole la /&%$· día por medio si es que no siempre. Y probablemente salten un par de boludas a decir que la que redacta es una conchuda, por que bien saben que al fin y al cabo sus sueños de libertad, igualdad, y blah blah se redujeron a la humillación y a la dominación de su sien.

La mayoría de las pelotudas que han profesado un discurso feminista, han concluido sumidas a un pelotudo que por imbécil, platónico y machista, les dejo hijos que han tenido que cuidar tan minuciosamente, en primer lugar por la ineptitud, vulnerabilidad e incapacidad del infante, y en segundo lugar por que lo sienten como un deber, además de que no hay insulto peor para una mujer de familia de clase media que decirle que es una mala madre… (ni hablar cuando se dan cuenta de que han vivido para criar pendejos y que así se les fue la vida) pero esto no es una crítica truncada en agresividad, es una realidad mendocina, y no solo mendocina, si no más bien propia de los pueblos. Y digo de los pueblos por que esto no se da en la mayoría de los casos en las grandes ciudades, en las grandes ciudades se aprende a vivir con la frivolidad de las relaciones personales, el escepticismo, una promiscuidad estable y un reconocimiento del “yo”, y ojo acá no estamos hablando de cuestiones peyorativas respecto a las grandes ciudades, simplemente son modos de vivir distintos y nada más, e insisto: hablo por la mayoría de los casos, no por las totalidades, los universales los dejamos para las ciencias formales, aquí estamos deliberando sobre cuestiones sociológicas de tal modo que a priori no hay nada que se pueda experimentar. En fin, si la monogamia aún existe, es por que existen pueblos donde el idealismo irrumpe vidas y cúspides; con esto respondo a una pregunta que se me hizo la nota anterior respecto a este tema del ser monógamo.

Pero esto no es todo, el pueblerino llega a la cumbre de su idealismo cuando una vez después de comer su almuerzo preparado por la frustrada, quiere sentarse a tener una charla con sus hijos, para inducirles poco a poco que tienen que ser ingenieros, médicos o abogados -algo que les de a ellos orgullo y al hijo plata- (pensamiento imbécil propio de su mediocridad) viviendo en una contradicción absoluta dentro de una ética que sienta verdades ilógicas y correccionales.

Ahora, díganme si me equivoco: ¿Quién no tiene un amigo que después de andar hasta sus 30 años pasando de puta en puta, terminó con la nena virgen de familia bien? Nena arquitecta, diseñadora, o licenciada de esas carreras new age medias extrañas como comercialización institucional, hotelería, relaciones públicas de no se que cuestión; o si no siempre esta el vivo que le da en la tecla: ¡Gastronomía! Y bueno, se portan bien por un tiempito, tienen los hijitos, se compran una casa en un barrio dentro de todo copado (todo en pos de la seguridad de los infantes) y los fines de semanas se juntan con las otras parejas de pelotudos a hablar siempre de lo mismo: el laburo, la política (este gobierno que nos curra la plata), los hijos, la economía (todo pelotudo siempre en una mesa como táctica de respeto y poder se la tira de intelectual), por que hasta que se jubilen, y empiecen a hacerlo sus hijos, siempre van compran todos los domingos la carne al carnicero de la esquina para hacer ese asadito que deja mucho que desear en la parrilla de casa… y todo ese ritual donde los hombres se hacen los superados (todos ahí al lado de las brasas, tomándose un vinito), y al costado las mujeres hablando de pelotudeces como el peluquero de no se quien, sacándole el cuero alguien también, o comentando cuestiones irrelevantes que no tienen importancia pero como no tienen algo verdaderamente importante para hablar, las hablan. Y digo que el asado deja mucho que desear por que los argentinos no saben asar carne, y se que si alguien que lee esta nota y conoce el mundo, y el buen gusto del comer, va a entender de lo que estoy hablando.

Ahora bien, este idealismo de pueblo, se vio reforzado por la industria de Walt t Disney Pictures que hizo creer en finales felices, y princesas vírgenes y divinas.

Y acá quiero hacer hincapié en la sexualidad, porque es como si Disney nos hiciera pensar que no somos seres sexuados, ni inteligentes, yo entiendo que son películas para niños y bah bah, pero hay cosas que tampoco podemos dejar pasar, están insultando a la capacidad psíquica de la gente y aquello me parece simplemente agraviante con el espectador. Es muy idealista pensar en un hombre como un ser aislado, o relacionado con todo lo que te muestran en aquellas películas excluyendo a otras cosas a destacar. Vamos a ver:

¿Cómo puta existían sirenas si en su biología no tienen aparato reproductor? ¿Salían de la ostra? Ariel era hija de Tritón y del espíritu del mar parece, ¿A dónde esta la madre de Ariel? Después Ariel se hace humana, es decir, se sexua y tiene a Melody; pero no tiene sentido que Ariel como sirena tenga mamas si no tiene un aparato reproductor para tener hijos, lo que sí tiene sentido es que Ariel humana tenga las mamas por que ahora es sexuada en el sentido genital, y como decía antes… tuvo a Melody y a su posterior parto fue lógico que un día preguntara: Mi hija es hija por que tiene madre, madre soy yo, que para ser madre he tenido que ser primero hija, entonces yo también fui hija de una madre, y mi madre es…. ¿LA ESPUMA?. En fin, creo que los traumas de identidad próximos que tuvo Ariel se iban a editar como documental submarino, realizado por unos buzos de Austria pero no hubo presupuesto, eso delatan mis fuentes oficiales, cualquier novedad que sepa dejen su mail que yo les aviso o si no suscribanse a la páguina: todosporlaidetidaddeariel.disney.xxx

Sí, es que la sexualidad es todo un tema en el maravilloso mundo de Disney…
Acá tenemos otro caso:
(acotación: hace 30.min que tomé mi medicación, no me responsabilizo de los efectos que los psicofármacos ocasionan, todas las quejas a los accionistas del medolotudo, ya que ellos me contrataron pese a mi prontuario psiquiátrico).


BLANCANIEVES:


¡La puta madre que los enanos estaban todos calientes con blanca nieves, los festín que se hacías detrás de cámaras!¿Y antes de que llegara Blancanieves? ¿Se daban todos entre ellos? Por que hasta donde se, en el lugar geográfico donde vivían no había vecinas cerca. Y no me vengan a decir ni MU al respecto, por que los enanos tienen el mismo derecho a disfrutar de su sexualidad como cualquier persona normal, no hay que ser juicioso ni discriminador con los de la especie. Hasta el momento mi única hipótesis válida es que si no eran homosexuales eran zoofílicos (vieron que siempre estaban ahí los siervos, los pajaritos y todas las otras comadrejas que al final terminaron también alzados con Blacanieves)

LA CENICIENTA:


Obviamente que el príncipe iba a hacer una movilización como la que hizo en toda la ciudad buscando a una conchuda que le quede el zapato, si cenicienta se tomó el palo a las 12 dejándolo con la carpa al dente. Nadie deja así al príncipe, que traigan a la conchuda que se hizo la rica y que termine lo que empezó.

EL REY LEÓN:


Contra el rey león no voy a objetar nada, creo concienzudamente que a sido la única película que a intentado despegar el mundo de pedo en que toda la vida los niños han vivido. Se tocan tomas como la muerte (la muerte de Mufasa), la envidia (por parte del hermano de Mufasa, Scar) , la traición dentro de la familia (porque convengamos que un hermano mata al otro infiriendo la situación), la responsabilidad (Simba que debe hacerse responsable que todo un reinado), la culpa (Simba cree que a matado a su papá), otros problemas intrínsecos y el escape de los mismos por no poder afrontar  situaciones (cuando Simba se va con Timón y Pumba a ese paraíso), la sexualidad está presente al menos de modo implícito (siempre esta esa leoncita, Nala, ahí metida que le sacude todo), y bueno, convengamos que esta película esta basada en la tragedia Hamlet de Shakespeare, no se podía esperar menos.  Mis aplausos para el rey león.

En la próxima nota de Walt Sex Disney Pictures vamos a tocar películas como Aladino, La bella y la bestia, Rapunzel, entre otras… à bientôt.

También podés leer:
La masculinización de la mujer en la sociedad

ETIQUETAS: