5 Tipos de vecinos detestables

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Bueno manga de mendolotudos en primer lugar cabe aclarar que para comprender este  artículo es necesario vivir en un barrio o al menos haberse criado en uno ya que de lo contrario el escritor puede parecer un poco intolerante,  sectario o en definitiva un hincha pelotas.

Hechas las aclaraciones del caso comencemos a describir los 5 tipos de vecinos más detestables con los que nos podemos encontrar en las inmediaciones de nuestro hogar.

El Motoquero:

Este espécimen utiliza como transporte una moto que cuando la escuchas parece que un avión esta aterrizando en el living de tu casa, y cuando salís a ver de donde proviene ese ruido de cagarse, te encontrás que es una motito tipo delivery manejada por algún pendejo, que parece observarte cuando estas dentro de tu casa porque pasa en el momento exacto en el que estas viendo el final de una  película, y te impide escuchar el momento culmine arruinándote así las dos horas y media que perdiste viendo dicha película.

Otros momentos en los que se especializa en pasar es cuando hablas por teléfono, intentas dormir o se te parte la cabeza. En algunos momentos pensás en matarlo pero sabes que no vas a ser capaz (no por ahora).

La Kiosquera Garca:

Es una anciana adorable amorosa que atiende el almacén del barrio conoce a toda tu familia y siempre te trata con palabras tales como mijito, mi amor, o el diminutivo de tu nombre pero toda esa dulzura desaparece cuando en el momento de de darte el vuelto te mira con esos ojos llenos de dulzura y te dice “Mijito no tengo cambio para darte el vuelto pero te puedo dar caramelitos ALKA  por los $5 pesos  y sentís que te están cagando de arriba de un árbol pero apenas soltás un “bueno” y mientras te vas a tu casa con una bolsa de supermercados llenas de caramelos,  encima te dio los rojos que tienen un gusto a Benadryl asqueroso y no les gusta a nadie, y pensás puedo ser tan pelotudo que esta mujer me caga siempre y planeas el sábado próximo ir a comprarle 10 kilos de asado y pagarle con todos los caramelos que te dio el ultimo año.

EL Hablador:

Generalmente es jubilado o bien alguien con mucho tiempo libre, y soles encontrártelo en los momentos en los que mas apurado y ocupado estas, por ejemplo te estas yendo a rendir y querés repasar en el bondi todo lo que no viste y casualmente aparece en la parada, con su mayor predisposición a entablar una charla larguísima y totalmente intrascendente así el viaje en el que creías ibas a estudiar las unidades pendientes de comunicación social, terminas hablando de los nietos del hablador, del precio de los pañales y de lo mal que se lleva con su nuera.

El amigo (solo de noche):

A estas personas las has visto un par de veces por el barrio y al momento de encontrártelo en algún boliche o bar te saluda como si fueras su hermano perdido, te abraza, te besa, gesticula, está súper excitados, intercambian tragos, todo bien pero al momento de cruzártelo nuevamente en el barrio esperas que venga corriendo a abrazarte y a hacerte el koala, y el tipo baja la cabeza y se cruza de vereda y vos te quedas en el medio de la  calle con los brazos abiertos, y con cara de goma. Después de un tiempo uno se acostumbra a estos personajes.

El Madrugador:

Generalmente es hombre y se caracteriza por levantarse demasiado temprano los fines de semana, y ponerse a regar o barrer la vereda, Entonces vos estas llegando en calidad de bulto a tu casa tipo 7:00 AM tambaleando por la calle, y el tipo tranquilo regando su vereda mientras sentís sus ojos clavados en la nuca, entras a tu casa y mientras te abrazas al inodoro pensas “este tipo ya se levanto,  desayuno, le llevo el desayuno a la cama a la mujer, posiblemente hizo el amor, esta regando, y yo todavía no se como me voy a levantar de acá para irme a dormir.

Lógicamente este es el típico chusma encubierto que como los días de semana trabaja quiere ponerse al día de todo el conventillo del barrio mientras en la vereda o lo mas cerca posible de la ventana.

Escrito por Damián para la sección:

También podes leer:
Por esos vecinos de mierda

El año pasado escribíamos:
María Conchita y su cocina navideña

ETIQUETAS: