Crónicas de un viaje en bondi a la costa

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Rápido y a las apuradas tomaste un taxi rumbo a la terminal de ómnibus.

Metiste todo a las apuradas en la valija de cuarta que te regalaron y no paraste de mirar el reloj por miedo a que se vaya el bondi y te deje a las puteadas en plena terminal.

Fuiste a un puesto de revistas cercano y compraste un Condorito, una de Sopa de letras y otra de puterío barato, para ponerte al tanto de donde puso el pito esta vez Tinelli, o a quien le metieron los cuernos.

Te dijeron en la plataforma 12, pero entendiste alrevés y te paraste como un gil en la 21 tardando cuarenta minutos en darte cuenta del error. Para luego salir disparado como un trompo a la otra punta de la terminal.

Ahí están los encargados de las valijas.

Les pedis que por favor tengan cuidado con tu equipaje, pero estos hacen caso omiso y te lo revolean a la mierda. Se siente un ruido fuerte al estrellarse éste contra las paredes del bondi, y muy dentro tuyo sabés que te hiceron poronga el bronceador y debe estar toda tu ropa con olor a coco.

Revisás tu billetera y no tenés un mango para darle al tipo que ante la negativa te hace el mal de ojo.

Subís resignado al lugar que te dieron del lado de la ventana, cruzando los dedos para que te toque de compañera alguna pendeja con las hormonas alteradas, pero el que se sienta finalmente es un viejo descamisado y con terrible olor a chivo.

Estas hasta las bolas, vas a tener que viajar 10 horas respirando por la boca.

18:00 pm

Ya llevás 4 horas de viaje y 2 escuchando al viejo hablarte de jugadas de quiniela y plantas. Rogás que te pongan una buena película para hacer más digerible la cosa.

Cuando por fin se enciende la tele, te enterás que vas a ver por trigésima vez “Hombre en llamas” y te entra la depresión, por lo que te resignás a darte vuelta y mirar el paisaje.

22:00 pm

Vaca, vaca, vaca, vaca, chancho, chancho, vaca, chancho, vaca, pato, pato, pájaro de patas largas (no sabés bien que corno es). El paisaje también es aburrido, no te queda otra que dormir, sabiendo que la pesadilla ya va a terminar.

El viejo se ha dormido y su olor penetra tus fosas nasales, cuarenta minutos pasadas las 22 el aliento se te hace costumbre…. Te arden las fosas nasales.

3:00 am

Te despertás sobresaltado. El chofer ha decidido hacer una parada en una estación de servicio en el medio de la nada para “salir a estirar las piernas”. Bajás junto con el resto de los pasajeros re cagado de frío a caminar por el lugar.

Cinco minutos después tienen que evacuar todos la zona. Se enteraron los mosquitos y te están dando sin asco. Gracias al cielo el ambiente del bondi se renovó y hay solamente olor a pedo.

3:30 am

Te desvelaste. Esperas por una nueva película y esta vez te ponen “Mi novia Polly” te la vas a tener que fumar toda.

6:15 am

Te da mucho asco el sanitario del bondi, pensas que cualquier pozo va a hacer que un chorro de pis y caca te embadurne de pies a cabeza, pero si no vas al baño YA, te orinas encima.

6:40 am

Encontraste el biorsi. Entrás y te das cuenta que tenés 20 centímetros para moverte en un espacio diminuto. Algún desubicado no solamente ha producido “solidos”, sino que no ha tirado el botón.

El bondi se zarandea y parecés una bolita de pinball ahí dentro. Salís todo meado y con náuseas, tal como pensaste.

8:00 am

La fatídica hora del desayuno. Un alfajor relleno con membrillo, seco como culo de muñeca  y sin cobertura de chocolate, acompañado de jugo o café, según se prefiera. No sabés como comerlo, se te cae todo a la mierda.

El viejo torra que da calambre, con la boca abierta hacia tu lado y un hilito de baba desagradable.

El ómnibus pisa un bache y se sienten 16 gritos de los giles que pidieron café…. vos sos uno de ellos

10:00 am

Llegaste a destino. Por lo menos fue puntual.

Te picaron los mosquitos, tenés contusiones en todo el cuerpo, insomnio, quemaduras y manchas varias. Pero estás al fin en tierra firme. Caminas aliviado y contento al hotel que reservaste, acarreando tu valija, dejando por el camino un intenso olor a coco

Escrito por Gusty Olivares para la sección:

También podes leer:
El barrio está de fiesta

El año pasado escribíamos:
Reflexión de un sábado mediocre, gris y caluroso

ETIQUETAS: