Derecho a réplica: «El fracaso de las bandas mendocinas»

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

A continuación publicamos el punto de vista sobre nuestra nota «Porque fracasan las bandas musicales en Mendoza», de un músico de nuestra provincia. Queremos recalcar la libertad de expresión, pensamientos y opiniones que pueden surgir sobre este y cualquier tema. Cada uno es libre de tener su punto de vista y que sea respetado, a pesar que no se comparta.

Hola a todos, les quería contar a todos los colegas musicos mendocinos que hoy a la mañana leí esta nota en el Mendolotudo. La verdad me pareció un asco y una falta de respeto a todos los músicos mendocinos. A continuación le dejo la nota y abajo mi opinión.  

Porque fracasan las bandas musicales en Mendoza

Bueno como verán, es desagradable la manera en que trata a los músicos. Items que quiero remarcar: 

«pero vamos a los hechos, las cosas como son: sacando a Los Enanitos Verdes y Alcohol Etílico en el pasado, Karamelo Santo, Los Coholins como bandas y Goy Ogalde y Ale Ortega como solistas actualmente, Mendoza no tiene más bandas exitosas, nada de lo que hay trasciende ni tiene posibilidades de ascenso o reconocimiento.» 

Empezar la nota así, ya es arrancar con el pie izquierdo, se nota que «Eros» es un tipo que vive en su casa y no sale a ver bandas. Hay miles de bandas mendocinas que son mejores que bandas que triunfan. No voy a decir ninguna porque me van a faltar, pero ellas saben cuales son las que yo creo que son terribles bandones.  

«Falta absoluta de creatividad musical.  Cientos de banditas de incipientes músicos que lo único que hacen es copia de copias de plagios de plagios. Aburren, cansan, nos duermen.»  

Se ve a simple vista que nuestro querido «periodista» no tiene ni idea de las bandas que hay en Mendoza. Hay bandas muy originales y que suenan de la concha de la lora, sin embargo a «Eros» no le importa. Prefiere ningunearlos y tratarlos como mediocres que solo sirven para plagiar.  

«Letras pobres y vacías de contenido. Sosas de contenido, con rimas esforzadas y ridículas, de historias pedorras y ordinarias. No hay un solo estribillo que pegue, que suene, que quede en la mente del oyente.» 

Yo creo que cada cantantes escribe de lo que se le canta el orto, si quiere escribir una letra con puras metáforas que lo haga. Si quiere escribir de como se fuma un porro que lo haga. Si quiere escribir de como hace caca, que lo haga. No hay una manera de escribir una letra o canción. 

«Público frío y careta.  Estoy convencido de que uno no se puede hacer fanático de algo que no le guste o que sea de mala calidad, pero hay que reconocerlo, el mendocino es frío y careta, no le rinde culto a nada ni nadie, no es fan de nada que sea de la provincia.» 

Acá en un punto tiene razón, la gente por ahí no es la más buena onda para ir a ver un recital. Cuesta muchísimo llenar un barcito para 100 personas entre 3 bandas. Prefiere gastarse los miserables $15 en una coca o un porro. Pero no todos son así. 

«Equipos de sonido de cuarta. Solo se escuchan gritos, con muchos instrumentos tratando de taparlos. La culpa no la tiene en un 100% el cantante y su voz (la cual no está profesionalizada ni entrenada, como dije en el primer punto), sino que los equipos de sonido son una cagada, viejos e inútiles. Nadie se gasta un mango en sonido, si no hay inversión, no hay calidad.»   

Esto me parece una estupidez, muchísimas bandas se concentran en mejorar su backline, sonar bien, tocar con un buen sonido y que la gente los disfrute. Además hay bandas a las que por ahí no les da el presupuesto para comprarse la mejor batería o el mejor amplificador. 

«Falta de lugares y propietarios muy rata.» 

Hay muchisimos lugares de la provincia para tocar (Leyenda Bar, Casa Usher, San Juan Bar, Café Soul, La Mala, La Nave Cultural, Espacio Cultural Julio Le Parc, La Nave de los Locos, etc etc). Es verdad que por ahí los dueños de los lugares no te dan ni una pizza o un porrón. Pero te dan el lugar o la taquilla. 

«Carencia de profesionalismo, organización e imagen. Una banda de garaje son tres o cuatro amigos, que se juntan un par de veces a la semana a tocar un rato o a jugar a la Play y de paso le muestran a las minitas del barrio como tocan. Una banda tiene un manager, un cronograma de ensayos, una estética que va desde la puesta en escena, hasta el arte de tapa del disco que se condice y es congruente, una web, alguien que se encarga de manejarles las redes sociales y un presupuesto entre muchísimas cosas más. Sin eso, una banda jamás deja de ser un mediocre grupito de amigos que se sacan el gusto de hacer ruido.» 

Primero que nada, si una banda no quiere salir del concepto «minitaaaaaaas (Juan Carlos Pelotudo)» y le gusta hacer musica por eso está bien, dejalos que sean felices así. No todos los músicos buscamos ser famosos y triunfar (aunque la mayoría si). Si cada banda de Mendza tuviera que tener un Manager, un Manager Comunity, un sonidista, un iluminador, un vestuarista y un escenografo, no nos quedaría nada de plata a nosotros. El rock es cuestión de actitud, no de estética.  

«Llevamos la siesta en las vena.  Loco, hay que salir a buscar la fama, hay que golpear puertas, mandar demos, patear la calle, pedir reuniones, básicamente: moverse e invertir tiempo. Somos dormidos, lentos, perezosos y quedados. Nadie nos va a escuchar si no nos hacemos escuchar… ¡con la gloria que son las redes sociales! ¿Cómo pueden desaprovechar esta poderosísima herramienta de difusión? ¿Por qué no se bajan del caballito pony en el que se creen que montan, asientan los pies sobre la tierra, mueven el poto y se levantan del siestón mundial que se están pegando?  

Mirá si nuestra difusión depende de medios locales como «El Mendolutudo», que en este caso lo único que hace es bardear a los músicos, estamos perdidos. Hay miles de radios que le hacen el aguante a las bandas, como hay otras (que probablemente son las que mayor difusión tienen) que solo prefieren pasar música de afuera y no darle la oportunidad a las bandas de acá para llegar a todos.  

En fin… el músico mendocino se queja porque se cree re groso, pero es un mediocre, súper falto de ideas, carente de creatividad, que no aspira a mejorar su don, no busca especializarse ni hacer un puto curso, no se quiere mover, no sueña con triunfar, no tiene hambre de gloria ni espíritu de rockstar, es desordenado e improvisado, le hecha la culpa al público, siendo cierto que es frío y careta, ¿pero porque pretenden que se fanaticen de algo que es una porquería, que no suena, que no pega y que no tiene onda ni nada nuevo que ofrecer? Una cosa es ser careta y otra es ser boludo. A eso sumado a la mala leche de los que manejan la pelota y listo… ahí están todos los motivos. 

Bueno, este cierre es asqueroso . Termina de putear y faltarle el respeto a todos los músicos, llamandolos mediocres, carentes de creatividad, etc etc. Me parece que «Eros» es un tipo/a que lo único que hace es quejarse del rock mendocino. No sale a ver bandas, no conoce bandas de acá claramente y solo se encarga de ningunear a todos. ¡Y encima en anónimo! 

Para cerrar, solo quiero que difundan esta nota que acabo de hacer, haciendose respetar y escuchar. Salgan y toquen, que no les importe lo que dice «Branca».  

Saludos a todos.

Escrito por  Lucca Beguerie Petrich en su facebook personal.

También podes leer:
La moda de las mendolotudas

El año pasado escribíamos:
Carta a K – K

ETIQUETAS: