“On ne tue point les idees”

berlich

Nuestro amigo Bernardo Erlich lo dijo mejor que nadie “Se ha puesto tan serio el mundo que el humor es una profesión de riesgo”. Ayer un grupo de hijos de puta, entró a una redacción y mató a 12 personas, la mayoría desarmada o mas bien, armadas con lápices pinceles y lapiceras. Hay que repetirlo para que quede claro un grupo de hijos de puta con fusiles automáticos entró a la redacción de una revista y mató a humoristas.

Desde siempre el humor a molestado a los poderosos, Videla mandó a  acallar a la señera revista Humor, Kim Jong Il dice que bombardeará los cines donde pasen una peli que lo satiriza, Paco Perez hizo tronar los teléfonos de un medio on line porque le llamamos Pacolotudo, Cristina trató de cuasimafioso al Menchi Sabat y la pelotuda de Gabriela Cerruti presentó un proyecto en la legislatura para repudiarlo, proyecto que un montón de olfas aprobaron. No estamos comparando el nivel de tiranía de estos personajes, sino simplemente diciendo que son poderosos a los  que les molesta que se rían de ellos.

Desde Mendoza, desde nuestra humilde y provinciana trincherita, vamos a seguir riéndonos de todos los poderosos, los muertos de Charlie Hebdo tenían lápices, nosotros teclados y una conexión a internet. Sabemos que son incomparables las amenazas de un puntero peronista que recibimos nosotros, con las que recibieron ellos, son incomparables en la magnitud del riesgo no en la esencia. Siempre es un pelotudo que quiere que el otro se calle.

Otro tema son los hijos de puta que han aparecido justificando esto sutilmente. A esos maricones que ni siquiera tienen los huevos de decir que están de acuerdo con matar gente desarmada les decimos: No hay relativismo cultural que permita aceptar que una burla es equiparable a una muerte, solo un canalla puede usar la palabra “pero” luego de condenar tibiamente esta barbarie, solo un fascista que no ha salido aun del closet puede decir hoy que hay que debatir los límites del humor, a todos ustedes, fascistas no asumidos les recordamos que hace muchos años un perseguido político escribió en una piedra en las montañas cuyanas “On ne tue point les idees” .

Hay cosas que ya no se discuten; la tierra es redonda y no plana, la tierra gira alrededor del sol y no al revés, los rayos son descargas eléctricas y no dioses enojados y matar gente desarmada es una hijaputez, los maten en nombre de la revolución, de Perón, de la moral occidental y cristiana, de Dios o de Alá o de la concha de la lora.

Lamentablemente en Mendoza está lleno de estos cobardes que le agregan un “pero” a su pésame, los hemos visto hoy en los cafés, en las redes sociales, en los comentarios en los medios on line. A todos ellos les recordamos que seguiremos riéndonos de todo, que todo significa todo y los despedimos con un mendolotudísimo chúpennos la japi.

Quede claro que no nos comparamos con Charlie Hebdo, hay entre ellos y nosotros la misma diferencia que entre el Paco Perez y François Hollande.

Y a los cabeza de toalla esos que mataron en París les decimos:  Vengan a Mendoza culiados, que acá el Bomur y Conep se la recontrabanca contra todos ustedes, putos de Alá.

ETIQUETAS: