No hay que entenderlas, hay que quererlas

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Es una gran frase, y debería ser así, pero las mujeres tenemos un léxico y pensamiento especial  el cual pretendemos que ellos nos entiendan, en realidad decimos/pensamos: ¡pero si es obvio!, ¡se lo dije en un tono diferente y con cara de culo! , el error es que esperamos se de cuenta y entienda con algunas palabras o frases el trasfondo de lo que queremos decir, pero ellos conocidos como una raza simplista, piensan: si le pregunto que le pasa y me dice nada ,es nada, está claro que  ustedes no tiene porque interpretar que ese “nada” significa mucho (ver punto 3), pero demostrado esta, generación tras generación, que por alguna razón, que nosotras mismas desconocemos, seguimos haciéndolo, creyendo que en algún momento se darán cuenta. Pero al parecer esto no va a suceder, ni nosotras dejaremos de decirlo, ni ustedes de entenderlo, por lo tanto:

He aquí para ustedes gentlemen  algunas frases y su interpretación.

  1. OK. Es la palabra más socorrida para finalizar un discurso. Cuando queremos decir que la discusión ha terminado y que es momento de que te calles, ya no dijiste lo que quería escuchar, por lo tanto hace algunas frases que deje de escucharte.
  2. Cinco Minutos. Es lo que contestamos cuando se nos pregunta cuánto más tardaremos, en lo que sea que estemos haciendo (y en realidad significa media hora), pero cinco minutos son efectivamente cinco minutos si nosotras te los concedemos para que termines de hacer tus cosas.
  3. Nada. Significa todo, es la calma antes de la tormenta. Discusiones que empiezan con “nada”, normalmente acaban con “OK” (Ver punto 1).
  4. No hay problema. Sus similares pueden ser: no me molesta o hacelo, ¡mentira señores!, comprendan de una vez. En realidad significa, ¡me rompe soberanamente las pelotas!.
  5. Gran suspiro. Es en realidad una palabra y si tu señorita suspira hondamente probablemente signifique que sos un imbécil y que su capacidad almacenadora de situaciones desfavorables la esté por completar.
  6. ¡Muy bien! Quiere decir que meditará antes de hacerte pagar por tu osadía. Y saco una situación desfavorable almacenada.
  7. Gracias. Ante esto más vale no preguntar, limítate a contestar «de nada».
  8. Da igual. Forma femenina subliminal de mandarte a la concha de tu hermana. No nos da igual, nunca nos da igual.
  9. Tranquilo, dejalo así. Esto quiere decir que en repetidas ocasiones lo has hecho como el orto así que no debes molestarte por hacer algo que ella hace mejor. Podrás preguntar «¿qué pasa?» a lo que ella contestará… ( ver punto 3).
  10. Aaaaahhhhh… Si no creemos  tu explicación diremos esto, pero tengan por seguro que vamos a seguir investigando para conocer la verdad. Porque no te creó una mierda.

*Importante: si durante el transcurso del día contestamos al menos tres de estas cosas, a nuestro entender, habiendo desplegado todo este arsenal de frases obvias es altamente probable que a la última pregunta, ¿segura que está todo bien? , respondamos: ¡no sabes que no! está todo como el orto, y desarrollemos  un importante reclamo que seguramente también mezclemos con reclamos ya prescriptos, para ustedes, y evidentemente no superados por nosotras.

*Importante: puede ser que alguna vez estas frases cumplan verdaderamente con su significado. Ej. no hay problema, y verdaderamente no tengamos problema, (momentos aun impredecibles). Quizás pueda ayudarlos a saber: mayor periodo de utilización de estas frases, sufriendo el síndrome  pre-menstrual.

Fuente: http://www.ecualinkblog.com/2011/01/diccionario-para-entender-las-mujeres.html

Escrito para la sección “Mendoza Escribe” por Miss Furious

También podes leer:

En los zapatos del otro